Historia Real Valladolid | Ascenso a Primera 2006/2007
Secciones

Una sublime plantilla en la que todos sumaron

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Viernes, 22 de abril de 2016. 08:06

Reportar vídeo

Roberto Losada Rodríguez es la muestra que define el Real Valladolid de la temporada 2006/2007. El delantero, que se marchó durante ese mercado invernal a la Unión Deportiva Las Palmas, es el ejemplo de cómo de bien funcionó este Pucela. Pese a que sólo disputó 119 minutos, repartidos en cuatro partidos, el gallego se marchó con una sonrisa. Cerraba la etapa pucelana con felicidad tras unos meses muy duros. Demasiado para él.

 

Aportación

Con un gol en la eliminatoria copera ante el Villarreal, Losada participó con rendimiento en aquella histórica campaña. Con su aportación, se puede comenzar a valorar la que hicieron todos y cada uno de los integrantes de aquel histórico Pucela. Siguiendo por un discreto Dani Kome que llegó a Pucela por la lesión de gravedad de Óscar Sánchez o por un joven e inexperto Sergio Asenjo, que debutaba con el primer equipo blanquivioleta en Copa del Rey, se puede ir llegando, poco a poco, a los nombres más relevantes de aquella temporada. Antes de hablar de los máximos goleadores o a los jugadores con más minutos disputados, es vital recordar el peso de Chema, Óscar Sánchez, Toché, Julián De la Cuesta o Jacobo Sanz. Por unos motivos o por otros, ninguno fue fundamental aquella temporada pero todos tuvieron su peso.
La relevancia de estos jugadores no fue alta sobre el terreno de juego pero sí fundamental de puertas hacia dentro. Siempre se ha hablado de la fuerza interior de aquel Pucela. Todos tuvieron su peso y la plantilla, sin excepción, pudo mostrar sus cualidades sobre el campo. Mario Suárez, García Calvo, Rafa López, Álvaro Antón, Asier Arranz, Gonzalo Vicente, Iván Hernández o Vladimir Manchev fueron protagonistas varios días.

<br />

El trabajo del equipo era tan brillante en el día a día que a nadie se le regalaba una oportunidad. Mendilibar formó un vestuario tan férreo y sin fisuras que ninguna baja era sensible. Sin ir más lejos, las dolencias de pubis de Joseba Llorente, estrella suprema del equipo, no se notó en exceso. Toché y Manchev, más el búlgaro que el español, sustituyeron al jugador con solvencia. Era un equipo en toda la extensión de su palabra y sumar y rendir era una tendencia que el equipo conseguía sin pestañear. La tendencia era brillante.

Un once inolvidable

Pese a que aquel equipo tenía muchos nombres y grandes activos, suplentes, titulares o de cualquier ámbito, aquel Pucela 2006/2007 formó un once para la historia que es fácil de recordar. Alberto López; Pedro López, Iñaki Bea, Javi Baraja, Alberto Marcos; Álvaro Rubio, Borja Fernández; Sisi González, Víctor Manuel Fernández, José Luis Sánchez Capdevilla; y Joseba Llorente.
Con ellos y bajo la batuta de José Luis Mendilibar, Ángel Félix y Toni Ruiz, el legado es impresionante. Nueve años después, el Real Valladolid sigue guardando aquella foto bien cerca del vestuario del primer equipo. Todos los días del año, el Pucela 2006/2007 está presente en el estadio José Zorrilla porque puede que éste no sea el mejor equipo de la historia blanquivioleta  pero sí aquel que cambió parte de la dinámica del club y que salvó al Pucela de una agonía que podía haber supuesto su muerte.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?