Crónica Real Valladolid vs Numancia | Play off 2018 | Ascenso Valladolid
Secciones

El Pucela siempre vuelve

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Sábado, 16 de junio de 2018. 22:23

Un ascenso nunca es fácil. Ni con una renta como la que el Real Valladolid traía del duelo en el Nuevo Estadio de Los Pajaritos. La ventaja (0-3) obtenida este miércoles en Soria era un buen bagaje, pero el equipo de Sergio González no quería confiarse y buscaría la victoria para confirmar que el Pucela siempre vuelve a Primera. ¡Siempre!

Para este partido que pasará a la historia pucelana, la base del equipo fue la misma que desde la llegada de Sergio. Salvo por la ausencia de Javi Moyano y Míchel Herrero, el resto de jugadores eran los mismos desde aquella victoria (1-2) ante el Real Oviedo que tanto cambió esta ya histórica temporada y a este inolvidable equipo.

La afición del Real Valladolid, eufórica, durante el partido (Foto: Andrés Domingo).
La afición del Real Valladolid, eufórica, durante el partido (Foto: Andrés Domingo).

En un encuentro sin mucha historia y marcado, obviamente, por el abultado resultado en Soria, pucelanos y numantinos tuvieron sus opciones de marcar pero éste no era el día de condicionar la eliminatoria. El ascenso ya estaba definido para el Real Valladolid tras lo vivido en Los Pajaritos, independientemente del gol de Manu del Moral en el tramo final del partido.

A tumba abierta

En la previa, Sergio González hablaba de los "matices ofensivos" que esperaba de la propuesta Jagoba Arrasate. Los sorianos eran los que estaban obligados en el partido y, a esos matices, se sumaba la ambición de un equipo que inicio el duelo a tumba abierta. Así, el mejor jugador de los primeros minutos era Jordi Masip. El portero pucelano desbarataba una múltiple acción del Club Deportivo Numancia que demostraba la teoría de Sergio de que el partido y el ascenso aún no eran una realidad. Había que pelear ambos.

Mientras el equipo visitante buscaba ese gol que que generase "intranquilidad", como pedía Jagoba Arrasate, el local no se quedaba sólo esperando a que pasasen los minutos. Quería y buscaba más pero adolecía de frescura en los últimos metros. La buena lectura del juego ofensivo se bloqueaba en el último pase. La decisión final no llegaba con la claridad que sí hubo en Los Pajaritos.

Repetir aquello parece imposible. La fiabilidad del equipo de Sergio en el duelo en tierras numantinas fue histórica pero, poco a poco, los blanquivioleta dieron un paso al frente. Supieron atacar mejor los últimos metros y cerca estuvieron de cerrar la eliminatoria con un gol. Kiko Olivas, Óscar Plano y Jaime Mata rozaron ese tanto pero el encuentro llegaba la descanso sin goles pero con la innegable sensación de que el ascenso estaba más cerca. 45 minutos, para ser concreto.

Intento desesperado

Los minutos pasaban y el Numancia aún quería decir su última palabra. Tanto fue así que Jagoba Arrasate quemó su tres cambios en el descanso. Variando el esquema y optando por dos delanteros, los sorianos planteaban un intento desesperado por marcar un gol y buscar una heroica remontada.

No sería fácil. El Real Valladolid propondría una segunda parte lenta y sin grandes altibajos de juego. Sergio y los suyos salieron con la idea clara de no conceder atrás. No querían que los sorianos entrasen en el duelo. Ésta era la premisa base. Desde esa seguridad ofensiva buscarían crecer en sus opciones ofensivas pero dejando claro, con sus intenciones, que el rival no debía entrar en la eliminatoria.

Con este patrón, la fuerza inicial del Numancia fue desapareciendo. Poco a poco los de Arrasate veían caer los minutos como una losa para su ilusión y la garada del Nuevo Estadio José Zorrilla lo celebraba. Ante las pocas acciones visibles en el terreno de juego, el ambiente estaba en la grada. Los 24.677 aficionados comenzaban a celebrar el ascenso.

Tras una temporada muy dura, la grada estallaba de júbilo antes, incluso, del pitido final. La celebración de un día inolvidable se comenzó a realizar antes del pitido final del colegiado Cuadra Fernández. Ni el gol de Manu del Moral, neutralizado por el de Jaime Mata, frenó la celebración. La ocasión lo merecía. El Real Valladolid vuelve a Primera, como siempre.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?