Notificaciones

El añadido mata al Promesas

Raúl Navarro, ante el San Sebastián de los Reyes (Foto: Real Valladolid).
Raúl Navarro, ante el San Sebastián de los Reyes (Foto: Real Valladolid).

Dos goles en el tiempo añadido de cada parte privaron al Real Valladolid Promesas de conseguir sus tres primeros puntos de la temporada. La UD San Sebastián de los Reyes empató hasta en dos ocasiones en el duelo disputado en los Campos Anexos, la última a escasos segundos del final, para llevarse un botín que fue madurando tras el descanso.

A diferencia de las dudas ofrecidas durante gran parte de la pretemporada, el filial pareció cambiar el chip para el inicio de Liga. Sin descanso desde el inicio, los hombres de Miguel Rivera planteaban un partido de tú a tú a los madrileños, que veían como el tanto rondaba su portería.

Dani Pedrosa era el primero en tener un remate en boca de gol, que atrapaba Carlos Morales, y Waldo Rubio hacía lo propio tras una buena jugada personal que terminaba con un disparo raso algo desviado. Solo una oportunidad aislada de los sanseros inquietaba algo a Diego Barrios, pero el remate de cabeza de José Carlos Aliaga no encontraba la meta pucelana.

Dos faltas para abrir el marcador

Sin embargo, era el balón parado lo que más daño hacía a los visitantes. Roberto Corral enviaba fuera un cabezazo rozando el palo y, poco después, Kike Pérez estaba a punto de lograr un gol olímpico ante el que tenía que reaccionar rápidamente el cancerbero para evitarlo. El centrocampista toledano no iba a avisar más y, al filo de la media hora de juego, llevaba a la red su siguiente acción, esta vez con una gran falta directa ejecutada desde la frontal del área. Era el 1-0 y el Promesas navegaba a favor de corriente.

El tanto no hacía despertar a los de Manolo Cano, y Waldo volvía a poner en jaque a Morales, primero con un tiro desde fuera del área para, cerca del descanso, terminar estrellando la bola contra el cuerpo del portero tras una vertiginosa contra llevada por él mismo.

Todo parecía encaminado a la ventaja pucelana, pero, sobre la bocina, Andy Escudero emulaba a Kike Pérez y empataba el duelo tras un gran libre directo.

El peligro se llama Waldo

De un gol psicológico a otro, porque el filial no se descomponía y volvía a encontrar el premio nada más reanudarse el encuentro en la segunda mitad. Nuevamente Waldo, tras una gran jugada personal, definía de forma magistral, ajustando el esférico al palo derecho de la meta rival.

Entonces sí, herido en su orgullo, el San Sebastián de los Reyes daba un paso hacia adelante y comenzaba a llegar con más peligro al área contraria. Esto potenciaba el mejor arma del conjunto vallisoletano: la contra. El tercero parecía cerca, más cuando Dani Pedrosa fallaba a puerta vacía.

Igual de clara era la oportunidad que malograba Sergio Castel, recién ingresado en el terreno de juego, que, con todo a favor, cabeceaba fuera en área pequeña tras un servicio desde la derecha.

Miguel Rivera, que había aguantado los cambios hasta entonces, decidía mover ficha y resguardar un poco más a los suyos. Alejandro Carrascal fortalecía el centro del campo y la salida del terreno de juego de un escondido Miguel de la Fuente dejaba solo en punta a Dani Pedrosa.

Revolución Sergio Castel

Pero un Sergio Castel con la portería en mente en todo momento se convertía en el protagonista de la segunda parte. Primero exigía a Diego Barrios con un disparo lejano. En el saque de esquina posterior lograba marcar de cabeza en área pequeña, pero el colegiado anulaba su tanto por empujón previo.

Las oportunidades se sucedían en la meta blanquivioleta. Christian Perales la tenía de cabeza y el Promesas empezaba a no ver tan clara la victoria para la que había presentado credenciales hasta entonces.

El filial, que podía haber sentenciado por medio de Alberto Gil y Pablo Muñoz, llegaba al tramo final con Javi Pérez como falso nueve y rascando los máximos segundos posibles al cronómetro. Además, se encontraba con la expulsión por agresión del exblanquivioleta Rubén Sánchez, que no beneficiaba en nada a los suyos.

Pero, como en la primera mitad, el Promesas se iba a quedar helado en el tiempo añadido. Un balón colgado era rematado de cabeza por Christian Perales. El cuero botaba en el área y sorprendía a un adelantado Diego Barrios. Un empate definitivo que dejaba con la miel en los labios a los pucelanos, que después de rozar los tres puntos, solo sumaban uno en el estreno liguero.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando