El fútbol es justo: ¡Salvados!

Domingo, 12 de Mayo de 2019. 20:33
Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol de Sergi Guardiola en Vallecas.
Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol de Sergi Guardiola en Vallecas.

El Real Valladolid seguirá siendo de Primera División. Con mucho sufrimiento en el partido ante el Rayo Vallecano y todos los contratiempos posibles durante la temporada, Sergio González y su equipo consiguieron el segundo milagro consecutivo, ganando en el Estadio de Vallecas y sellando de forma matemática la salvación tras la derrota del Girona FC ante el Levante UD.

El guion no podía empezar mejor. Tras unos primeros instantes de tanteo entre ambos conjuntos, Sergi Guardiola se adentraba en el área por la izquierda, se hacía hueco y, antes de encarar a Stole Dimitrievski, era derribado claramente por Abdoulaye Ba. José María Sánchez Martínez no lo dudaba y señala el punto de penalti. Segundos después, el VAR corroboraba la decisión del murciano y Enes Ünal, de forma magistral como de costumbre, anotaba la pena máxima para adelantar a los suyos en el marcador. Lo más difícil se había hecho y tocaba remar a favor de corriente.

El gol servía para sacar de la cueva a los locales, que metían al Pucela en su campo. Eran un centro-chut de Álvaro García y un lanzamiento al lateral de la red de Tiago Manuel Dias 'Bebé' los que avisaban a su rival de que no se lo iban a poner fácil. Raúl de Tomás, tras jugada personal, rozaba también la igualada y los nervios afloraban en los visitantes, que empezaban a quitarse de encima la pelota en cuanto podían.

El empate se acerca

Más tarde, Alejandro Catena, en una falta desde la banda, mandaba un balón fuera, de cabeza, rozando el palo derecho de la meta vallisoletana, sobre la que se sucedía una ocasión tras otra.

El golpe que se llevaba Sergi Guardiola en el centro del campo y la entrada de las asistencias servían para dar oxígeno a un equipo blanquivioleta que veía peligrar su ventaja. Más si cabe, cada vez que se asomaba en ataque un Álex Moreno que comenzaba a ser un verdadero quebradero de cabeza para los hombres de Sergio.

Aunque el Real Valladolid parecía estirarse algo más tras el descanso botando algún balón parado, era el Rayo el que seguía finalizando todas sus acometidas ante la portería contraria. Sobre todo, a través de Bebé, que contaba con una marcha más tras el paso por vestuarios. José Ángel Pozo y Álvaro García también lo intentaban desde la frontal, pero, al igual que sus compañeros, no encontraban el merecido premio del gol.

Sergi Guardiola, en una jugada aislada, enviaba a puerta un lanzamiento muy lejano que obligaba a Dimitrievski a detenerlo, pero era Jordi Masip el que se tenía que esmerar, rechazando con el cuerpo un tiro a bocajarro de Pozo en área pequeña que ya se cantaba como gol desde la grada.

Movimientos en banquillos

Sergio trataba de variar el rumbo del encuentro dando entrada a Antoñito Regal como extremo derecho y retirando a un Waldo Rubio de más a menos, que dejaba su lugar en banda izquierda a Óscar Plano.

Por su parte, Paco Jémez, consciente de que a los suyos solo les faltaba atinar con los tres palos, metía en el terreno de juego más madera, dando mordiente al ataque con la entrada del exblanquivioleta Javi Guerra.

El Pucela había especulado mucho, demasiado con el gol a favor y solo era cuestión de tiempo que llegara el empate. Los madrileños lo acababan consiguiendo en un cabezazo de Álvaro Medrán, el autor del tanto que derrotaba en la primera vuelta a los pucelanos en el Nuevo Estadio José Zorrilla.

El mejor final posible

Sin embargo, todo lo que no había hecho el equipo vallisoletano en el resto del partido, lo llevaba a cabo casi acto seguido. El ataque visitante pillaba a la defensa rival en una contra, Sergi Guardiola encontraba el hueco y enjaulaba el cuero con un disparo potente desde la frontal del área. Eso, unido al penalti anulado por el VAR a favor del Girona FC y el tanto de la remontada del Levante UD a continuación en el Estadio de Montilivi, ponía patas arriba de nuevo la zona baja.

En los últimos instantes el Rayo apenas inquietaba a la meta del Real Valladolid y Óscar Plano fallaba la sentencia. No había tiempo para más. El equipo se salvaba matemáticamente. Y lo hacía con total merecimiento. Haciendo frente a injusticias, mala suerte... y a todos los contratiempos del mundo, el modesto equipo de Sergio fue capaz de hacerse gigante y sellar la permanencia a una jornada del final. A veces, el fútbol es justo: Pucela es de Primera.

Ficha técnica

Alineaciones

Dimitrievski; Tito (Javi Guerra, m. 66), Ba, Catena (Comesaña, m. 87), Álex Moreno (Trejo, m. 74); Medrán, Uche, Pozo; Bebé, Álvaro y Raúl de Tomás.

Masip; Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Míchel, Alcaraz; Óscar Plano, Waldo (Antoñito, m. 61); Enes Ünal (Cop, m. 90+1) y Sergi Guardiola (Joaquín, m. 82).

Árbitro

Árbitro: Sánchez Martínez. VAR: Jaime Latre

Tarjetas

Álex Moreno (69'); Pozo (76'); Kiko Olivas (77'); Calero (86')

Incidencias

10.040 espectadores en el Estadio de Vallecas.

2 comentarios

  1. charly

    Subcribo todo lo que dice Tomás Lerma Merino no se puede resumir mejor,ha costado pero el premio al esfuerzo está ahi,gracias a esta afición maravillosa ilusionada para la próxima temporada,que se ha merecido estár en primera por méritos propios,ahora ahí que amargar al Valencía la clasificación,pero disfrutar nuestro objetivo es lo principal.SIEMPRE PUCELA.

  2. Tomas Lerma Merino

    Gran alegría ..Y mucho por Guardiola ..cumplió lo q soñó...gran profesional como toda la plantilla...
    Sergio lleva la letra de lo q convirtió a este equipo......S...de SOLIDARIDAD...Es la palabra q define a este plantilla ..Gracias SERGIO...DIEGO..y todo vuestro equipo...y a Miguel Ángel...gran persona...Estamos en muy buenas manos con ellos ...Ronaldo...Carlos...y todos los demás....Un abrazo a todos....y a seguir luchando ....solo el trabajo da fruto..

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *