LaLiga Santander
Real Valladolid
0-0
Jornada 16
08 de diciembre de 2019
16:00
Real Sociedad

Productivo empate

Domingo, 08 de Diciembre de 2019. 18:06

Las heridas hay que cerrarlas y el Real Valladolid aún tiene abierta la del duelo en Vitoria. La imagen y el resultado (3-0) en el Estadio de Mendizorroza ha marcado a este equipo y, sobre todo, las últimas jornadas del conjunto de Sergio.

Desde entonces se espera una respuesta en forma de victoria del conjunto blanquivioleta que no termina de llegar. Una derrota por la mínima (0-1) ante el Sevilla FC y dos empates sin goles ante Celta de Vigo y Real Sociedad no terminan de convencer pero sí de afianzar la recuperación progresiva que busca el equipo.

En la tercera ocasión en la que los blanquivioleta pudieron dar por zanjado aquel duelo en tierras vascas, firmaron un productivo empate que no reconforta pero que mantiene al equipo dentro de sus objetivos. De la temporada y del momento más actual.

Pequeños latigazos

Pasado la media hora de juego el fantástico y manipulable mundo de las estadísticas mostraba una realidad del partido: el balón era de la Real Sociedad. El equipo de Imanol Alguacil tenía casi el 75% de la posesión ante un Real Valladolid encerrado en su campo y que buscaba tener alguna combinación de contragolpe rápida y efectiva. No parecía sencillo por la distancia que debían recorrer los jugadores pucelanos hasta el área donostiarra.

Momento en el que le anulan a Sandro Ramírez su gol en el Real Valladolid - Real Sociedad (Foto: LaLiga).
Momento en el que le anulan a Sandro Ramírez su gol en el Real Valladolid - Real Sociedad (Foto: LaLiga).

El Real Valladolid estaba muy lejos de zonas de peligro pero, con todo, conseguía llegar a las inmediaciones de la portería rival con cierto peligro. Pequeño y relativo pero peligro. Un activo Sandro Ramírez y un Toni Villa que sabía jugar entre líneas generaban algo de miedo ante una Real Sociedad que se mostraba segura y convincente.

Con el control del partido y velocidad para las transiciones, los donostiarras demostraban por qué están donde están. Sólo la falta de acierto y claridad para el último pase dejaba el marcado en tablas. El empate, tras 45 minutos, favorecía más a un Real Valladolid en dudas y con poca mordiente y fuerza en ataque que a una Real Sociedad segura, convincente y necesitada sólo de algo de paciencia.

Con estos ingredientes, el descanso favorecía a un Real Valladolid que necesitaba la mejor versión de la pizarra de Sergio. El entrenador catalán debía dar con la solución no para ver al equipo más ofensivo sino para conseguir que éste estuviera más cerca del área de Álex Remiro y más tiempo en campo rival.

Sandro lidera el cambio

El cómo era casi secundario. El Real Valladolid debía dar un paso al frente en el segundo acto y lo consiguió. Liderado por Sandro Ramírez, no sólo las fuerzas se igualaron. La posesión, la claridad, la confianza y las ocasiones se equilibraron. La Real Sociedad comenzó a estar más incómoda, y Sandro, más liberado.

Hervías se prepara para golpear antes de darle al larguero (Foto: LaLiga).
Hervías se prepara para golpear antes de darle al larguero (Foto: LaLiga).

Con el '20' dirigiendo las ambiciones del Pucela, el grancanario superó a Remiro pero en fuera de juego. Lo que podía parece un simple detalle fue la confirmación de que en la segunda parte se veía a un Real Valladolid más asentado, seguro y atrevido.

La visita de los de Imanol Alguacil era una 'oportunidad de oro' para los blanquivioleta y con los matices que estaba tomando el duelo, más aún. El Pucela tomaba protagonismo en la propuesta y la inercia llevaba a ver que el duelo podía decantarse para cualquier equipo. Podía parecer una ruleta rusa pero era, en realidad, el éxito a la evolución del Pucela durante el partido.

La respuesta del equipo

Con todos estos credenciales el encuentro entraba en sus últimos 10 minutos muy abierto. Tanto un equipo como otro se lo podía llevar. Elespectador aprobaba esta situación pero Sergio González, posiblemente, no. El entrenador catalán, al que le gusta tener los partidos controlados, veía que podía ganar y que un paso más le daría el plus definitivo pero, también, veía que lo podía perder.

El Real Valladolid terminaría asumiendo el riesgo para, finalmente, sumar un nuevo empate, el séptimo de la temporada. En esta ocasión, éste vale para dar por buena la reacción del equipo, los reajustes de Sergio y la fuerza de lucha del equipo.

Aunque, nuevamente, el punto sabe a poco, las dimensiones del rival potencian un empate que no aumenta la distancia con el descenso ni, tampoco, que termina de cerrar las heridas de Vitoria pero que genera el crecimiento de la confianza sobre el equipo y su respuesta en los partidos.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *