LaLiga Santander
Real Valladolid
0-1
Jornada 21
26 de enero de 2020
21:00
Real Madrid
0-1: Nacho, min.79.

Un digno Pucela muere en la orilla

Domingo, 26 de Enero de 2020. 23:08

La eliminación copera (2-1) ante el Club Deportivo Tenerife aumentó la crispación y las dudas en el Nuevo Estadio José Zorrilla. Los números aumentaban la pobreza del equipo de Sergio González pero el entrenador, más allá de ver el siguiente duelo liguero como un duelo complicado, quiso aprovechar el encuentro para dar la vuelta a la dinámica global del equipo.

Recibir al Real Madrid era una buena noticia para el equipo vallisoletano. La motivación y los éxitos por conseguir dejaban el duelo como una alternativa muy positiva. La visita de los de Zinedine Zidane se tornaba en 'la gran oportunidad blanquivioleta' de la temporada para Sergio y los suyos.

Un duelo con todo por ganar y nada que perder destacó por tener una idea en la que los pucelanos copiaron el duelo de Pamplona. Si en El Sadar se quedó corto el planteamiento de Sergio González, la visita del Real Madrid no fue menos. La buena propuesta e idea pucelana de los primeros 45 minutos no tuvo recorrido en la segunda parte.

Viéndose cada vez más encerrado en su área, un gol de Nacho Fernández dictó sentencia a los pucelanos y dio luz verde a la mejor versión pucelana, aquélla a la que se le hizo corto el partido porque tardó en aparecer mucho tiempo. Más de 80 minutos.

Toni Villa, durante la celebración del Real Madrid del gol de la victoria (Foto: LaLiga).
Toni Villa, durante la celebración del Real Madrid del gol de la victoria (Foto: LaLiga).

Sorprendente propuesta

La no presencia de Waldo Rubio en las listas de Sergio González viene a definir que el Real Valladolid no va a jugar con extremos. La ausencia del '23' en los dos últimos duelos ligueros demuestra los planteamientos del entrenador catalán. Sin el pacense, el esquema es novedoso. Lo fue en Pamplona y lo ha sido ante el Real Madrid.

En esta ocasión la propuesta era diferente a la que se enfrentó a Club Atlético Osasuna. La idea pucelana era la de poblar el centro del campo para evitar el juego blanco. Sergio quería debilitar la idea merengue y lo consiguió en los primeros 45 minutos, pese al gol anulado a Casemiro en el minuto 12 que pudo cambiar la dinámica del duelo.

Llegar al tiempo de descanso sin casi ocasiones de los de Zinedine Zidane era un gran éxito y el Real Valladolid lo consiguió al hacer un encuentro feo, tosco y duro. La imagen del mejor Pucela de la temporada pasada aparecía en la retina pucelana pero sin una fuerza o ímpetu ofensivo que diese algo de miedo a la meta blanca.

Dominio visitante

Con todo, y al descanso, a los locales le gustaba el duelo, pero sin excesos. La manta parecía que no podría dar más pero no sería hasta la segunda parte cuando se sabría cómo de bueno sería el duelo.

La propuesta pucelana era buena pero tocaba saber cómo era su respuesta. Los segundos 45 minutos iban a dictar sentencia sobre un equipo al que se le vienen haciendo largos los partidos.

Mohammed Salisu, en el duelo ante el Real Madrid en el Estadio José Zorrilla (Foto: LaLiga).
Mohammed Salisu, en el duelo ante el Real Madrid en el Estadio José Zorrilla (Foto: LaLiga).

Saber cómo iba a reaccionar el Real Valladolid a la exigencia del Real Madrid era el gran aliciente para la segunda parte. Los de Zidane iba a estar exigidos porque necesitaban la victoria. La oportunidad que dejaba la jornada era determinante para ellos y el equipo blanco debía tomar protagonismo y fuerza en la segunda parte.

Ver cómo iba a responder el Pucela era la base de toda expectación para el segundo acto. Se presuponía superioridad blanca y ésta no tardó en aparecer en el partido. Los madridistas salieron con fuerza y se hicieron con el control del balón. Al Real Valladolid le tocaba sufrir y esperar una contragolpe aunque para ello el principal problema eran las distancias.

Sin ideas ofensivas

Los pucelanos estaban muy lejos del área rival y los intentos de transición llegaban ya muy debilitados del centro del campo. Por su parte, el Real Madrid estaba mínimamente cómodo con el balón y el control. Sin mucha fluidez en el último cuarto de campo pero con mucha sensación de peligro, el Real Madrid conseguía encerrar al rival en su campo.

Pese a la dinámica del partido, el Real Valladolid daba por bueno el encuentro por el resultado que había en el marcador. Así, durante 79 minutos, el Real Valladolid sonrió y no necesitó variar nada, pero el gol de Nacho Fernández lo cambió todo.

Con el tanto que definiría el partido se vio al mejor Pucela. En esos últimos 11 minutos, el Real Valladolid tuvo que dar muchos cambios y fue imposible poder devolver el encuentro al empate que el equipo se ganó en muchas fases de un partido que, nuevamente, se hizo largo a los blanquivioleta.

Con una gran propuesta inicial y una respuesta a merced del juego del Real Madrid, el mejor Pucela llegó tras el gol blanco. Nacho provocó un cambio en el juego y en la mentalidad pucelana que deberían haber llegado mucho antes y por iniciativa propia. Con ellos, el undécimo empate de la temporada hubiera llegado al vestuario blanquivioleta y, en este caso, con un valor de oro.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *