LaLiga Santander
Granada CF
1-1, Puertas (m. 84)
2-1, Carlos Fernández (m. 90+6)
2-1
Jornada 24
15 de febrero de 2020
21:00
Real Valladolid
0-1, Sergi Guardiola (m. 56)

El Pucela se inmola en Granada

Sábado, 15 de Febrero de 2020. 23:05

¿Qué es el fútbol? O mejor expresado: ¿Cómo se gana en el fútbol? Parece una pregunta simple e, incluso, absurda, pero es ésta es la principal duda que existe tras el duelo del Real Valladolid ante el Granada CF en el Estadio Nuevo Los Cármenes.

Tras los 90 minutos de los equipos de Sergio González y Diego Martínez en tierras andaluzas me surge la duda de saber si en el fútbol gana el que más acierto tiene, el que es mejor en el partido o el que menos errores comete. En un momento en el que todo se analiza tanto y en el que los datos y los exámenes a los rivales valen tanto, los partidos se ven como una lucha de errores. El que más falle, pierde.

No es cuestión de lo acertado que estés o de lo que busques, sino, más bien, de lo que consigues aprovechar de los errores del rival. Toda esta reflexión sobre el encuentro me lleva a entender lo poco que quisieron exponer tanto pucelanos como rojiblancos este sábado y los momentos del partido que unos aprovecharon y otros no.

Mohamed Salisu, Javi Moyano y Kiko Olivas, en el duelo de Granada (Foto: LaLiga).
Mohamed Salisu, Javi Moyano y Kiko Olivas, en el duelo de Granada (Foto: LaLiga).

Ni unos ni otros querían perder el empate. Muy posiblemente, ambos lo firmaban antes del duelo y, por ello, las ocasiones vistas en el mismo fueron mínimas. La diferencia estuvo, nuevamente, en la respuesta de unos y de otros. El Pucela no aprovechó los errores rivales y el Granada, sí. Con todo, la oportunidad de dar un golpe definitivo sobre le mesa se tornó en un mazazo de difícil digestión para el equipo de Sergio González.

Duelo de errores... y estilos

Con toda esta sensación, la realidad es que tanto el Granada CF como el Real Valladolid sabían qué hacían. Dentro de una exigencia pequeña, tanto vallisoletanos como andaluces buscaban sus armas. Si bien los locales querían intensidad y segunda jugada desde el juego exterior, los visitantes querían hacer daño desde los contragolpes.

Bien parapetados atrás para sufrir poco entre líneas, el Real Valladolid intentaba salir con peligro. En jugadas aisladas lo conseguía y bien cerca estuvo de hacer más daño al Granada de lo que lo logró, de estar acertado en la última decisión.

Sin acierto para el pase y la decisión final, el duelo dio un vuelco importante en el minuto 55. El inicio de la segunda parte no daba un gran cambio en el juego de ninguno de los equipos ni, tampoco, en la dinámica del partido hasta que Sergi Guardiola dio o se encontró con el gol. El '7' hizo su quinto tanto de la temporada en una acción entre el acierto, la intención y la fortuna.

Bonita invitación

Con un poco de todo, Guardiola adelantaba a los blanquivioleta en un encuentro parejo, pero que el Pucela había conseguido girar mínimamente tras la reanudación. La segunda parte era positiva para los visitantes y más tras el tanto del de Jumilla.

Con la ventaja en el marcador y el supuesto cansancio copero de los granadinos, el gol y la hipotética victoria se veían como ese paso, quizás, definitivo que se buscaba en la previa.

Rubén Alcaraz  y Toni Villa, en el duelo disputado en Granada (Foto: LaLiga).
Rubén Alcaraz  y Toni Villa, en el duelo disputado en Granada (Foto: LaLiga).

Todo se ponía de cara para un Pucela que veía en el horizonte el partido que quería. Encuentro largo y lento que podía dominar y en el que tendría opciones de hacer daño en acciones esporádicas desde alternativas para atacar la espalda de la defensa local. La situación era idónea para que el Real Valladolid se llevase tres puntos de Los Cármenes, aunque no fue así.

Oportunidad perdida

Sin leer bien el encuentro, sin jugar con la cierta ansiedad del Granada CF y sin aprovechar su mejor momento del partido, el Pucela fue retrocediendo en el campo, haciendo que el rival consiguiese vivir cerca del área de Jordi Masip. Así, y tras un gol agónico por la intervención del VAR, el Real Valladolid veía una dinámica que le terminó por devorar en el último suspiro.

Sin respuesta a los acontecimientos del partido y los cambios del rival, Sergio dio por bueno el empate con una sustitución en el tiempo de añadido que confirmaba que el punto era un resultado que los pucelanos firmaban desde el inicio, casi como el Granada.

Los de Diego Martínez no quisieron arriesgar demasiado en ningún momento del partido, pero se encontraron con una oportunidad que no desaprovecharon, como sí hizo el Real Valladolid. El gol de Antonio Puertas generó una situación a la que los de Sergio González no supieron responder y por la que se fueron de Granada muy debilitados tras otro tanto en el minuto 96, esta vez de de Carlos Fernández. Un mazazo muy grande tras la inmolación que firmaron.

3 comentarios

  1. Ángel Santiago

    Sergio es el culpable del batacazo de ayer , y de otros muchos dias, por su cobardía y falta de personalidad ,hace practicar el anti fútbol mas extremo , es el equipo que menos pisa el área comprobado estadísticamente y si por casualidad logra adelantarse en el marcador ya sabemos que toca sufrir , porque empieza a quitar lo poco ofensivo que pone y mete a todo el mundo atrás realizando cambios incomprensibles como el de michel(jugador ya acabado)y retirando a Guardiola en el min 78 , que estaba siendo una pesadilla para la defensa granadina iy más después del golazo que metió, dando un mensaje de miedo y de debilidad a un Granada que después del partido del miércoles estaba fundido haciéndole resucitar, y sacando a antoñito por plano , teniendo a Sandro en el banquillo, demostrando un miedo atroz que dio alas al Granada, a Sergio la primera le viene muy grande, ya esta bien de vivir de las rentas del ascenso , gracias y adiós, para primera no vale como ya se dieron cuenta en el español , que al año le despidieron

  2. Lacasito

    Vergonzoso que un Granada que lleva jugados en este año el doble de partidos oficiales que el Valladolid y con menos plantilla, termine arrasandonos en todos los sentidos en la recta final. Esto huele a desastre.

  3. Pepone

    Justo castigo a la racanería en los cambios. Quitar los delanteros era un mensaje para que el Granada fuera a por la victoria sin ningún riesgo.
    No se han ido atrás los jugadores, es que todos eran defensores al final.
    Sandro en lugar de Óscar Plano era un cambio que al Granada le hubiera sujetado más.

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *