LaLiga Santander
Real Valladolid
1-2, m. 76. Sandro
1-4
Live
Jornada 27
08 de marzo de 2020
14:00
Athletic Club
0-1, m. 3: Unai López
0-2, m. 23: Raúl García
1-3, m. 86. Williams
1-4, m. 92: Córdoba

Inmolados y en plena quema

Un contenido de:
Víctor Garrido

Domingo, 08 de Marzo de 2020. 16:00

Inmolados y a cuatro puntos del infierno. El Real Valladolid, en una jornada clave por la permanencia y ante un rival de 'resaca' por su actuación en la Copa del Rey, no dio la talla y terminó desangrado ante el Athletic Club (1-4). Los de Sergio González, quien apostó por un dibujo prácticamente inédito y varias novedades en el once inicial, perdonaron y cometieron varios errores groseros hasta terminar goleados ante un conjunto, el de Gaizka Garitano, que simplemente se bastó con aprovechar las concesiones. Drama en las dos áreas y alarmas encendidas en Zorrilla.

Con el grato recuerdo de la última visita del Athletic Club a Zorrilla, el Real Valladolid de Sergio González, diez meses después, volvía a enfrentarse a los vascos en un duelo muy similar al de la pasada temporada. En aquella ocasión los blanquivioleta consiguieron la madre de la permanencia y en la presente también buscaban un paso de gigante hacia la salvación. Y el técnico catalán, consciente de la trascendencia del partido, optó por un equipo muy ofensivo... y revolucionario.

Con las novedades de Nacho Martínez y Pedro Porro, dos carrileros con recorrido pero sin minutos en los últimos meses, Sergio González apostó por un 3-4-3 con tres centrales y dos mediapuntas, Sandro Ramírez y Óscar Plano, a disposición de Enes Ünal en punta. Un dibujo inédito y arriesgado que, lejos de hacer daño a los visitantes, inmoló a los locales.

Inmolados desde el principio

El planteamiento de los vallisoletanos, así, tardó tres minutos en irse al traste.  Prácticamente sin tiempo de tomar asiento en las gradas del Nuevo Estadio José Zorrilla, el Athletic Club sufrió una -discutible- falta en la frontal del área muy franca para buscar el gol. Y Unai López se encargó del resto. Con un tremendo zapatazo inalcanzable para Jordi Masip, el centrocampista visitante puso la bola en la escuadra y el 0-1 en el marcador. Mazazo tempranero.

A pesar de que los bilbaínos llegaban a la capital del Pisuerga condicionados por la Copa del Rey, a las primeras de cambio ya gozaban de un botín muy valioso y optaron por cederle la iniciativa a los pucelanos. El conjunto de Sergio González, obligado por el resultado adverso, se vio abocado a dar un paso adelante en busca de la igualada, modificando incluso el dibujo y pasando a un 4-1-4-1.

Y lo cierto es que el Real Valladolid sí que mejoró notablemente, pero sin Sergi Guardiola, cumpliendo ciclo de amarillas, este Pucela no tiene ni una pizca de gol. Los locales encadenaron varias llegadas claras, pero ninguna con éxito, bien por falta de puntería o bien por malas decisiones en los metros finales. La cruda realidad, así, dictaba que a los blanquivioleta les tocaba remontar, aunque no tenían ni armas ni argumentos para obrarlo.

Enes Ünal pugna con Iñigo Martínez por un balón (Foto: LaLiga).
Enes Ünal pugna con Iñigo Martínez por un balón (Foto: LaLiga).

Sin mucho fútbol pero sí con ímpetu, el conjunto de Sergio González se fue apagando con el paso de los minutos y los problemas defensivos comenzaron a aflorar en cuanto se estiró el Athletic. Los de Gaizka Garitano, conscientes de que gozaban de una autopista en la banda de Pedro Porro, cargaron el juego por dicho costado y dieron la puntilla a un Pucela agarrotado, desorganizado y lejos de la versión que requería el encuentro.

Sin puntería ni solidez

El lateral diestro, desarbolado en todo momento y adoleciendo su falta de actitud y aptitud defensiva, fue superado por enésima vez y llegó el segundo de los vascos. Íñigo Córdoba, con todo el espacio y el tiempo del mundo, colgó el balón al área y un fallo en cadena de la zaga local permitió a Raúl García cabecear al fondo de las mallas. Ni Pedro Porro apretó en el centro, ni Jordi Masip salió por alto, ni Mohammed Salisu fue al duelo aéreo. Segundo zarpazo para un Pucela grogui en el minuto 25.

Con apenas media oportunidad, el Athletic Club había hechos dos goles para tumbar a un Real Valladolid que sufrió la otra cara de la moneda: mucho peligro y ocasiones, pero nula puntería, en especial en las botas y la cabeza de un Enes Ünal completamente desacertado. Así, y después de otro par de jugadas locales claras que se fueron al limbo, ambos equipos se marcharon a vestuarios entre pitos y con sensaciones absolutamente opuestas. Gaizka Garitano y sus pupilos, a pesar de los cambios en el once y sin apenas descanso por la Copa del Rey, mandaban 0-2 al término de los primeros 45 minutos.

Ambición tardía

Después de inmolarse con un planteamiento caótico y kamikaze, al Pucela, equipo estéril donde los haya, le tocaba buscar toda una machada para sumar algo ante el Athletic Club. Con dicho objetivo en mente, Sergio González sentó a un desaparecido Míchel Herrero y dio entrada a Pablo Hervías con toda la segunda mitad por delante. Menos orden y más chispa sobre el tapete.

Pero ni la velocidad del riojano reactivó a los castellanos de primeras. De hecho, el Real Valladolid estuvo a merced de los rojiblancos durante varios minutos en los que Mikel Vesga pudo hacer el 0-3 a la contra, pero el disparo del jugador visitante se marchó desviado por muy poco. Zorrilla respiraba aliviado a la par que impaciente.

Con el tiempo corriendo en su contra y cada vez menos margen de maniobra, Sergio González puso más madera sobre el césped retirando a Rubén Alcaraz en detrimento de Toni Villa. Y la enésima vuelta de tuerca, al fin, dio sus frutos y revivió a los blanquivioleta.

Sandro aguanta el balón ante Yeray (Foto: LaLiga).
Sandro aguanta el balón ante Yeray (Foto: LaLiga).

Sandro insufla esperanza y Williams sentencia

Con Pablo Hervías y Toni Villa en el terreno de juego, el Pucela abrazó la anarquía táctica y no le perdió la fe al partido. Los locales, así, continuaron estrellándose una y otra vez ante un Athletic Club cómodo y bien apuntalado atrás, aunque timorato y falto de ambición para sentenciar la contienda. Ante semejantes concesiones, Sandro Ramírez, escorado hacia la izquierda e imponiendo el talento que se le presupone, agarró el balón en la frontal del área y la puso con mucha clase en el palo largo de Unai Simón (76'). Un disparo de mucha calidad que hizo estallar a Zorrilla con un golazo esperanzador.

Asumiendo un riesgo mortal pero necesario, Sergio González quitó a Óscar Plano y quemó todas las naves dando entrada a Hatem Ben Arfa. La 'estrella' francesa, con 15 minutos de margen, estaba ante su gran oportunidad para demostrar su clase y avalar su fichaje por la entidad vallisoletana.

Pero nada más lejos de la realidad. En las botas de Enes Ünal, negado en el duelo ante los leones y tras desaprovechar cerca de cuatro ocasiones claras, murieron las últimas opciones blanquivioleta. El delantero otomano recibió al espacio y con vía libre hacia la portería de Unai Simón, pero a escasos metros del área se quedó sin fuerzas y la zaga bilbaína desbarató el peligro local. Y con esa opción, la última vida de los vallisoletanos.

Si ya de por sí el Real Valladolid había cometido demasiados errores en un partido trascendental, entre Mohammed Salisu, Jordi Masip y Kiko Olivas le regalaron un balón franco a Iñaki Williams para dar la puntilla. En el minuto 86 y con una jugada estéril y sin peligro alguno, una mala cesión del ghanés y la posterior indecisión entre los zagueros y el cancerbero supuso el 1-3 decisivo, que no final, de un encuentro que concluyó con otro tanto de los visitantes.

Ya en el tiempo de descuento, Íñigo Córdoba rubricó el triunfo rojiblanco anotando el 1-4 y confirmando los peores presagios para los castellanos: la quema del descenso ya está a cuatro puntos y en una jornada clave, el Pucela, en lugar de dar un paso de gigante, se inmoló ante el Athletic Club. Alarmas encendidas después de un encuentro decidido por la efectividad en las áreas,

Ficha técnica

Alineaciones

Real Valladolid: Masip; Pedro Porro, Kiko Olivas, Salisu, Nacho; Joaquín, Óscar Plano, Alcaraz (Toni Villa, m. 60), Míchel (Pablo Hervías, m. 46), Sandro y Enes Ünal.

Athletic Club: Unai Simón; Lekue, Yeray. I. Martínez, Yuri; Unai López (Vesga, m. 52), Dani García, Williams (Aduriz, m. 88), Córdoba, Sancet (Muniain, m. 75) y Raúl García.

Árbitro

Árbitro: Munuera Montero. VAR: Álvarez Izquierdo

Tarjetas

Unai López, m. 49; Raúl García, m. 80; Ben Arfa, m. 89;

Incidencias

José Zorrilla ante 21.632 espectadores.

1 comentario

  1. charly

    Alarmas encendidas a falta de 11 jornadas,cuchillo en los dientes y lucha fraticida¿quien escondío la pizarra a D. Sergio?que invento a querido hacer,se lo pongo facil,Michel,Plano,Masip,Salisú,esquema fallido,no ha sabido plantear un partido físico al Bilbao,no solo se gana con corazón hay que dar más,infinidad de centros laterales desaprovechados,centro de campo sin pibotes,pases a ninguna parte, lo mejór era la defensa y hoy Don Salisú y Don Kiko regalando en la fiesta de la mujer,bochorno,verguenza,y resignación,no hay escusas.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *