El mensaje íntegro de despedida de Javi Moyano

Un contenido de:
ElDesmarque

Martes, 06 de Octubre de 2020. 11:43
Javi Moyano, en una charla en la Residencia de Jugadores del Real Valladolid (Foto: RV.es).
Javi Moyano, en una charla en la Residencia de Jugadores del Real Valladolid (Foto: RV.es).

Tras cinco temporadas, Javi Moyano, último capitán del Real Valladolid, abandona el Nuevo Estadio José Zorrilla. Su salida se cerró, oficialmente, este lunes, en el último día de mercado. Pasadas unas pocas horas desde que esto sucedió, el jienense se ha despedido de la que es su casa con una rueda de prensa en la que ha realizado ese discurso.

Entre lágrimas, Javi Moyano ha querido realizar este comunicado para cerrar la etapa más importante de su carrera, aquélla que le ha llevado a debutar en LaLiga Santander y vivir dos permanencias en la élite del fútbol español. Una etapa gloriosa que llega a su fin con estas palabras.

Mensaje de despedida de Javi Moyano

"Llegado este momento, la situación no es fácil y eso que era consciente de que iba a pasar. La circunstancias en las que vivimos hace que no pueda despedirme como quisiera. Me hubiera gustado no estar en una sala fría y sentarme sólo delante de cámaras y micrófonos, pero lo hago sabiendo y notando el calor que me habéis dado desde anoche. Eso me da fuerzas para sentarme aquí y despedirme.

Me despido del club que me dio la oportunidad en 2015 de la mano de Braulio, Gaizka Garitano y Carlos Suárez. Les agradezco aquella primera oportunidad para vestir la camiseta del Real Valladolid, en aquel momento en dificultades, que no en peligro.

Acepté el reto con la única idea de aportar mi granito de arena para devolver al Real Valladolid donde se merecía. El comienzo no fue fácil. Debido a la exigencia sufrimos muchos cambios. Siempre intente sobreponerme y más de cinco temporadas y 150 partidos me siento con la cabeza bien alta. Estoy orgulloso de dejar al equipo donde se merece. No hemos conseguido títulos, pero sí generar ilusión en aficionados de toda la vida y captar la atención de los más pequeños.

Para el recuerdo me quedará el recibimiento ante Osasuna, los minutos mágicos ante el Sporting en play off, la celebración del gol ante el Girona, la celebración en Vallecas y la famosa frase, que me va a perseguir, que dice que 'pase lo que pase debemos estar juntos'.

De esta última temporada, que ha sido muy difícil, me voy a quedar con la implicación de todos. Después de la cuarentena y la implicación de todos nunca perdimos la ilusión por mantener al equipo en Primera.

Por todas estas cosas es justo dar las gracias a todos los que han formado parte de este maravilloso viaje de cinco temporadas. Trabajadores, los diferentes cuerpos técnicos, los directos deportivos, la cantidad de compañeros que he tenido... y, sobre todo, al motor de este coche que es el Real Valladolid y que es la afición. Últimamente no hemos disfrutado de ellos, pero quiero agradecerles las muestras de cariño que he recibido desde el primer día.

Aquí he cumplido mi sueño, que era jugar en Primera. Lo he cumplido con mucha constancia. En esta profesión nadie te regala nada y tienes que luchar día a día para mantener lo que has conseguido.

Como reza el himno, he llevado el brazalete y la camiseta con orgullo y con honor y la he defendido con honra y con respeto en campos de Segunda y Primera, pero el club y yo hemos decidido que lo mejor era cerrar esta etapa, la mejor de mi carrera. A día de hoy no tengo nada que reprochar a nadie y nadie tiene nada que reprocharme a mí.

Quiero insistir que a quien haya podido ofender en algún momento, le pido disculpas. Soy un aficionado más desde hoy. Desde la distancia sufriré con las derrotas y celebraré las victorias. No tengo duda de que se conseguirá todo lo que se proponga.

Aúpa Pucela y hasta pronto. Ha sido un placer".

1 comentario

  1. Látigo

    Un orgullo haber podido contar con este pedazo de futbolista. Se ha ganado cada euro que le hayamos pagado. Gran recuerdo nos deja a los aficionados del pucela. Ojalá pueda volver algún día al estadio para poder despedirle con una ovación. Hasta siempre, capitán.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *