El quebradero de cabeza que comparten el Pucela y el Getafe en la portería

Un contenido de:
Nuria Galindo

El Real Valladolid y el Getafe CF medirán sus fuerzas este sábado a las 14.00 horas en el Nuevo Estadio José Zorrilla. Los nervios están a flor de piel, el cuadro blanquivioleta necesita urgentemente una victoria que le permita coger aire y acabar con la mala racha de ocho encuentros sin ganar.

Castellanos y madrileños guardan, esta temporada, una cosa en común: ambos equipos han realizado cambios en su portería, es decir, han utilizado a sus dos guardametas.

Soria no ha sido indiscutible

El guardameta madrileño David Soria llegó al Getafe en la campaña 2018/2019 y pronto se convirtió en una pieza clave en los planes de Pepe Bordalás. En su primera campaña como azulón, en la que el equipo logró clasificarse para la Europa League, gozó de 37 titularidades y en el siguiente curso completó 38 encuentros. Sin embargo, esta campaña, su titularidad ha estado amenazada. Tras disputar los primeros 13 encuentros, los malos resultados cosechados (tres empates y cuatro derrotas) y unas molestias físicas, le relegaron al banquillo en la jornada 14.

Este hecho propició que Rubén Yáñez debutara en LaLiga Santander después de dos años y medio de su fichaje por el club azulón. En total, el portero catalán ha disputado nueve partidos de manera ininterrumpida. Ha sido participe de tres victorias, dos empates y cuatro derrotas, dejando la portería a cero en tres ocasiones. No obstante, después de sumar un solo punto de nueve posibles, con dos derrotas contundentes (3-0 ante el Sevilla FC y 5-1 frente al Athletic Club), Bordalás decidió, en el duelo que les enfrentaba a la Real Sociedad en la jornada 23, devolver la titularidad a David Soria, que ya encadena tres encuentros como guardián de la portería azulona.

Ünal saluda a David Soria.
Ünal saluda a David Soria.

La historia se repite en el Real Valladolid

En sus cuatro temporadas en la entidad vallisoletana, Jordi Masip no ha visto seriamente amenazada su titularidad. Ni con Luis César Sampedro en los banquillos en LaLiga SmartBank, ni Sergio González en sus algo más de dos temporadas en Primera División, han dudado de sus actuaciones y han depositado sus esperanzas en él.

Esta campaña ha sido diferente, el catalán comenzó siendo titular en la primera jornada ante la Real Sociedad. Los castellanos se adelantaron en el marcador por mediación de Míchel Herrero, pero un error grosero de Masip condenó al equipo al empate y su actuación fue cuestionada. No fue eso lo que le apartó de los terrenos de juego, sino su positivo por coronavirus. Por lo que, Roberto Jiménez cogió su relevo. El meta madrileño participó en seis encuentros en los que acumuló cuatro derrotas y dos empates y encajó 11 tantos. A pesar de los malos resultados, Roberto fue elegido mejor jugador del mes de octubre por los aficionados debido a sus buenas actuaciones que salvaron al equipo de no encajar más goles.

La polémica se trasladó en la jornada 8, cuando Sergio decidió devolver la titularidad a Jordi Masip, un cambio que no le sentó nada bien a Roberto alegando que fue "una decisión que no esperaba después de un buen rendimiento". Las declaraciones no cambiaron nada la situación y Jordi Masip, recuperado tras su positivo, se hizo como guardameta titular durante los próximos 17 encuentros en los que acumuló cuatro victorias, seis empates y siete derrotas. No obstante, tras sumar tan solo tres puntos de 21 posibles en siete encuentros, volvía el quebradero de cabeza para Sergio González, que no dudó en dar descanso al meta catalán en el encuentro ante el RC Celta de Vigo en el Estadio Abanca-Balaídos.

"Igual que lo hicimos en esa primera vuelta, la decisión se ha debido a la racha de partidos sin ganar. Tengo dos grandes porteros y están a un buen nivel. No ha sido por déficit suyo, sino por inercia del equipo", explicó en la rueda de prensa.

Sergio González y Roberto Jiménez, en diferentes entrenamientos (Fotos: Real Valladolid).
Sergio González y Roberto Jiménez, en diferentes entrenamientos (Fotos: Real Valladolid).

Con el objetivo de cambiar rachas o no, tanto Sergio González como Pepe Bordalás han dado uso a sus dos guardametas. Ahora, ambos conjuntos, con sus guardametas titulares o no, deberán enfrentarse en una temporada que está siendo complicada para ambos.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *