Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1
LaLiga SmartBank
Las Palmas Las Palmas
Jesé (63')
1-1
Jornada 1
15 de agosto de 2021
22:00
Real Valladolid Real Valladolid
Marcos André (54')

1-1: Agridulce estreno del Pucela de Pacheta

86 días después el Real Valladolid regresó a la competición oficial y, salvo por dos detalles diferenciales, todo pareció ser igual. Quitando que el duelo era en LaLiga SmartBank y que el entrenador pucelano era José Rojo, Pacheta, todo resultó ser igual en el mundo blanquivioleta.

Simplemente lo pareció porque los protagonistas fueron los mismos. Ningún titular pucelano en el Estadio de Gran Canaria disputó menos de 13 partidos la temporada pasada. Los ingredientes eran similares, pero, desde el primer momento, se vio que la propuesta y la receta eran diferentes. Más allá del resultado, la propuesta era otra. La categoría y el entrenador no eran detalles. Eran protagonistas.

El Pucela quiso y no lo consiguió, pero buscó lo que quería y, por momentos, fue mejor que el rival. Tuvo fases malas de juego y etapas del partido en las que los locales fueron superiores, pero los de Pacheta tuvieron y mostraron una idea, conceptos suficientes para un equipo en adaptación y asimilación a su nueva realidad.

Ideas y conceptos

Pacheta hablaba en la rueda de prensa previa de que LaLiga SmartBank es una maratón. En ella, el primer kilómetro es para calibrar. Nada se decide por los primeros 1.000 metros, de la misma forma que nada es decisivo por los primeros tres puntos. Pese a ello y pese a terminar la primera parte con el empate inicial, la imagen pucelana fue diferente.

Con un sistema de “tres centrales”, tal y como marcó Pacheta en la previa, los primeros 45 minutos eran de control y superioridad blanquivioleta. Con balón y sin él, el Real Valladolid mandaba y el Pucela quería dominar. Sin acierto y sin superioridad en el último cuarto, es cierto, pero la propuesta definía al Real Valladolid dentro de esas variantes de agresividad y fuerza que el entrenador burgalés ha anunciado desde su llegada al Nuevo Estadio José Zorrilla.

Once del Real Valladolid en el Estadio de Gran Canaria (Foto: LaLiga).
Once del Real Valladolid en el Estadio de Gran Canaria (Foto: LaLiga).

Los objetivos estaban claros y se conseguían porque, más allá del acierto, el equipo vivía en campo contrario, era finalizador y era protagonista. Con la seguridad de los tres centrales y la libertad interior de un centro del campo móvil con Roque Mesa, Toni Villa y Óscar Plano, el Real Valladolid generaba ocasiones y Roberto Jiménez estaba tranquilo. La gran sorpresa del once titular no era exigido y el equipo lo agradecía para ser protagonista.

Los contextos eran más los que quería el Real Valladolid y Pacheta que los que buscaba Pepe Mel. Así, el duelo, pese al empate tras 45 minutos, era más blanquivioleta que local. El primer objetivo de la temporada estaba conseguido y generaba un importante punto de partida.

Crecimiento y sufrimiento

Los primeros 45 minutos dejaban una buena sensación en el Real Valladolid. El equipo quería y buscaba y, en parte, conseguía. El Real Valladolid estaba en el buen camino, tal y como confirmaba en el inicio de los segundos 45 minutos. Con la misma idea de juego y un control mejor del área rival, el Pucela dominaba y controlaba los tiempos del partido tras la reanudación hasta que Marcos André de Sousa hacía justicia.

Un buen centro lateral de Luis Pérez daba ventaja al Real Valladolid, pero, lejos de lo esperado, el tanto sentaba mal a los pucelanos, que se veían empatados a los 10 minutos del gol del delantero brasileño y que potenciaba las dudas. La falta de rodaje y trabajo generaba que los blanquivioleta dudaran de sus posibilidades y los locales tomaran galones en el control del partido de cara a los últimos 15 minutos. La dinámica había cambiado.

La UD Las Palmas mandaba en el encuentro y el Pucela sufría. Tocaba remar para sumar y no para ganar y los vallisoletanos lo hacían, no sin sufrimiento, en un tramo final del partido en el que eran inferiores a un rival que sabía qué hacer y cómo responder.

Pese el mal regusto final, la sensación blanquivioleta fue buena y lo fue por las ideas que el equipo mostró. Son conceptos claros y rotundos que no tuvieron evolución ni progresión en el duelo, pero que muestran una propuesta clara de un Real Valladolid que comenzó sin perder o sin ganar. Según se quiera ver.

El Real Valladolid, tras el gol anotado ante la UD Las Palmas (Foto: LaLiga).
El Real Valladolid, tras el gol anotado ante la UD Las Palmas (Foto: LaLiga).
Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando