Celta de Vigo | Ascenso de 1987 | Deportivo Prefirió Perder Para Evitar el Ascenso del Celta
Secciones

El día que el Dépor prefirió perder para evitar el ascenso del Celta

Un contenido de:
Alberto Bravo

Jueves, 03 de mayo de 2018. 06:34

Reportar vídeo

La guerra eterna entre Celta y Deportivo tiene muchos capítulos, pero sin duda uno de los más ignominiosos sucedió un domingo 21 de junio de 1987. El día que el Deportivo de La Coruña prefirió no competir y escogió perder con un único objetivo: que el Celta no lograse el ascenso directo a Primera división.

El Deportivo se presentó ante el Castellón en Lugo sin ninguno de sus jugadores titulares, el objetivo estaba claro, buscar la carambola para que el Celta no lograse el ascenso directo a Primera División en la última jornada de la fase de ascenso, tal como recuerda para ElDesmarque Celta Historia
El cuadro herculino no pudo jugar en su estadio tras el cierre de Riazor por los incidentes sucedidos en el partido ante el Celta, un choque que se saldó 17 heridos como recuerda esta crónica del Diario El País.
El Celta dependía de si mismo, hasta se podía permitir perder por la mínima en Sestao, pero si los vascos ganaban por más de un gol y el Deportivo ganaba al Castellón se produciría un triple empate en cabeza en la que el conjunto vigués lograría el ascenso. Como el Deportivo no tenía ninguna opción de ascender prefirió facilitar la victoria del Castellón para ver si el Sestao ganaba al Celta por más de un gol y ascendía en lugar que lo vigueses.
Ese equipo dirigido por Eusebio Ríos, entrenador nacido en Portugalete, escogió y su su bola tenía el color vasco y no el gallego. Docobo, Calvo, Dacosta, Modesto, Cayetano, Agulló, Gil, Alfredo, Candil, Hidalgo y Castreje fue el once escogido ese domingo en Riazor.
Entre los once titulares de esa tarde sólo el Flaco Gil era un jugador de peso en la plantilla herculina. Vicente Celeiro, con 22 goles; Donowa, con 9 o Jose Luis, con 8; sus tres máximos goleadores no estaban en el once con el que el Deportivo se enfrentó al Castellón. Para Castreje o Docobo era su primer partido en una temporada de 44 encuentros.
Y sucedió lo que estaba planeado por el Deportivo, perder. Los herculinos cayeron 0-2, su parte estaba hecha, en la otra nada podían hacer. El Celta empataba sin goles en Sestao y ascendía de forma directa a Primera, a Sestao habían viajado 3.000 aficionados en un tren especial, el llamado 'tren del ascenso'.
La fiesta fue completa, a pesar de que el Deportivo hizo todo lo posible por arruinar el ascenso celeste. No lo lograron, pero esa tarde de domingo, ese 21 de junio de 1987, ese día en el que un equipo de fútbol llamado Deportivo, optó por ser todo lo contrario, quedará en el recuerdo del celtismo. 

1 comentario

  1. panchoaldan

    Ese partido creo recordar que se jugó en Lugo por cierre de Riazor como consecuencia de la derrote sufrida por el Deportivo contra el Celta en ese campo, con un gol en un penalty inexistente, hablo de memoria

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *