Celta | Mohamed Cumple 100 Días al Frente del Equipo
Secciones

100 días con Mohamed, de la euforia a la decepción

Un contenido de:
Alberto Bravo

Lunes, 15 de octubre de 2018. 12:40
Antonio Mohamed se dirige a la afición del Celta antes del Memorial Quinocho (Foto: RCCV).
Antonio Mohamed se dirige a la afición del Celta antes del Memorial Quinocho (Foto: RCCV).

Hace 100 días Antonio Mohamed cogía las riendas del Celta de Vigo, tras una decepcionante campaña con Juan Carlos Unzué, el celtismo abría los brazos para acoger a un personaje histriónico y peculiar con un mensaje claro de ambición y ganas. El 'Turco' era un cambio de 180 grados respecto a lo vivido con el navarro, una figura denostada por el aficionado celeste. 100 días después apenas queda nada de esa euforia que generó la llegada de Mohamed, ahora todo son dudas, miedos y una sensación inmensa de decepción.

Su discurso, lleno de valentía, de buen fútbol, de presión le asemejaba al 'Toto' Berizzo, el técnico anhelado por el celtismo. El club regresaba a la génesis de su último gran éxito, el equipo volvería a tener garra, a atacar de forma constante, las circulaciones interminables de balón sin ningún destino quedaban desterradas.

Mohamed, exagerado en todas sus formas, llegaba a asegurar que el llegaba al Celta para pelear por LaLiga, que tras triunfar en México quería hacerlo en Europa. Su lectura de los males del Celta parecía acertada, cerrar la sangría de goles en contra, lo que el celtismo no se esperaba era el cómo quería hacerlo.

Los resultados no llegaban en la pretemporada, pero las preocupaciones eran mínimas a pesar de ver esa defensa de cinco. La justificación era la ausencia de los delanteros titulares, que aún estaban de vacaciones tras disputar el Mundial de Rusia. Las lesiones y el mercado de fichajes ralentizaban la construcción del equipo y la búsqueda de una identidad propia.

Dennis Eckert celebra su gol en el Memorial Quinocho junto a Lobotka y Brais Méndez (Foto: RCCV).
Dennis Eckert celebra su gol en el Memorial Quinocho junto a Lobotka y Brais Méndez (Foto: RCCV).

El discurso seguía siendo ambicioso, Mohamed se manejaba en sala de prensa como pez en el agua, embelesaba a sus oyentes y cautivaba a un celtismo que añoraba a un líder como el 'Toto'. Los resultados llegaban en Liga, el juego no tanto, se empataba con el Espanyol, se ganaba al Levante con una mala primera mitad donde los valencianos perdonaron al Celta.

Su obra cumbre

Maxi Gómez celebra con Iago Aspas su gol en el Celta-Atlético de Madrid que se jugó en Balaídos (Foto: RCCV).
Maxi Gómez celebra con Iago Aspas su gol en el Celta-Atlético de Madrid que se jugó en Balaídos (Foto: RCCV).

Llegaba a Balaídos el Atlético de Madrid, hasta el momento su obra cumbre, el Celta ganaba con las armas de Simeone y se ponía tercero en la tabla. Llegó el primer parón de selecciones y todo era felicidad en casa celta. Si a Unzué se le acusó de no saber manejar a Emre Mor, con Mohamed ya se señaló al jugador como el culpable de su nula ausencia de minutos.

El parón, la lesión de Hugo Mallo, la baja sanción a Cabral, todo ayudó para que el Celta cayese en Girona. No era su peor partido, pero Stuani castigó cada error celeste, un primer tropezón.

Reviviendo a un muerto

Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol de Óscar Plano al Celta en Balaídos (Foto: LaLIga).
Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol de Óscar Plano al Celta en Balaídos (Foto: LaLIga).

La visita del Valladolid, provocó las primeras heridas en el seno del celtismo. El equipo se dejaba ir ante un equipo que no había marcado un gol hasta ese encuentro y terminaba empatando a tres un duelo que en el minuto 8 estaba sentenciado con un claro 2-0. Los vaivenes tácticos de Mohamed empezaban a mostrar las primeras grietas de un equipo que se se olvidada de jugar y mandar en la medular.

Valencia, Sevilla, Getafe, todo pruebas fallidas, cambios de esquema, pelotas en largo a Maxi, la defensa de cristal reaparecía en cada partido. Errores individuales y una sensación de no saber a qué jugaba el Celta, cuál era su plan, su esquema, su intención.

Sonora pitada ante el Getafe

Hugo Mallo tira el brazalete de capitán al suelo tras el empate del Celta contra el Getafe en Balaídos (Foto: Vigoé).
Hugo Mallo tira el brazalete de capitán al suelo tras el empate del Celta contra el Getafe en Balaídos (Foto: Vigoé).

El castillo de naipes de Antonio Mohamed se caía con estrépito, cinco jornadas sin ganar, de los 450 minutos disputados entre ambos parones se pueden salvar 45, los primeros 20 ante el Valladolid y parte de la segunda mitad en Mestalla. El resto es un galimatías que parecen no comprender los jugadores y que terminó con una sonora pitada ante el Getafe en Balaídos.

100 de días con sensación de involución, con encuestas en todos los medios que apuntan a su destitución, con una directiva que cree que le ha dado un plantilla para luchar por Europa y de la que se queja por falta de volantes y extremos naturales. Una crítica que no ha sentado bien en el seno de A Sede.

Antonio Mohamed aplaude a los suyos durante el Celta-Atlético de Madrid que se jugó en Balaídos (Foto: RCCV).
Antonio Mohamed aplaude a los suyos durante el Celta-Atlético de Madrid que se jugó en Balaídos (Foto: RCCV).

Su futuro, en juego

Tras 100 días de tregua, Mohamed se jugará su puesto en las próximas jornadas, el rumbo errático de la nave celeste necesita de un timonel con las ideas claras, en la cabeza del 'Turco' parece que la hoja de ruta está bien trazada, pero cuando toca ponerla en práctica el celtismo no se siente identificado con un estilo de juego que no es el suyo, que no es del Celta.

Mohamed aseguró que sintió que las críticas lo colocaban como "un hombre que había matado a diez personas con una metralleta en Rosalia de Castro", exagerado en sus comparaciones y ejemplos, lo cierto es que Mohamed no ha matado a nadie, pero sí que le ha dado una puñalada mortal a la ilusión que generó su llegada y al juego del Celta, ese "fútbol de salón" que ya no quiere pisar Balaídos.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *