El Concello acusa al Celta de obstruccionista y revela deficiencias en 338 butacas de 5.800

Un contenido de:
ElDesmarque Vigo

Miércoles, 24 de Julio de 2019. 17:30
Distancia entre dos asientos de Río Bajo en Balaídos (Foto: Víctor Montero Villanueva).
Distancia entre dos asientos de Río Bajo en Balaídos (Foto: Víctor Montero Villanueva).

El Concello de Vigo ha emitido un informe respecto a las deficiencias mostradas en la instalación de las butacas en la Grada de Río. El ente municipal ha acusado al Celta de "obstruccionista" al haber abandonado las reuniones de seguimiento de la reforma del estadio así como por no contestar a los escritos donde se les invita a volver a estas reuniones así como ha dar su punto de vista sobre las obras. Desde el Concello se asegura que el Celta ni siquiera ha aportado a la reforma del Estadio de Balaídos el dinero que había comprometido en el convenio de remodelación del estadio.

En un escrito firmado por el Teniente de Alcalde y Concejal de Fomento y Servicios, Javier Pardo, el Concello de Vigo indica que antes de la colocación de los asientos de la Grada de Río se comunicó con el Celta en diversas ocasiones - 29 de mayo, 3 de junio y 4 junio- para proceder a la instalación de las butacas, con su consiguiente replanteo y asignación de números. En ningún caso, según el escrito, el Celta respondió a estos escritos dirigidos a Antonio Chaves, director general del Celta, y Julio Vargas, responsable de seguridad de Balaídos.

Comunicado del Concello de Vigo.
Comunicado del Concello de Vigo.

Ante la falta de contestación, el Concello, siguiendo el cauce legar procedió a instalar las butacas en la Grada de Río. En el comunicado se especifica que estos asientos son de la máxima calidad y son los mismos que se utilizaron en la reforma de la Grada de Tribuna. Desde el Concello reconocen que, tras la inspección de sus técnicos, han encontrado 388 butacas que presentan deficiencias de las más de 5.800 que han colocado.

Comunicado del Concello de Vigo.
Comunicado del Concello de Vigo.

Esta deficiencia se debe a la escasa distancia horizontal existe entre esas butacas y las posteriores, lo que impide a los aficionados poder sentarse correctamente. Este hecho es el que ha denunciado el Celta en un comunicado público emitido en la tarde este miércoles.

El escrito del Concello además indica que ante la falta de respuesta por parte del Celta, será el propio club, en virtud al convenio de uso del Estadio de Balaídos, el que podrá cambiar, remodelar o numerar de nuevo los asientos ya que en el momento en el que se le requirió "no hicieron observación alguna".

Comunicado del Concello de Vigo.
Comunicado del Concello de Vigo.
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *