LaLiga Santander
Espanyol
0-0
Jornada 38
19 de julio de 2020
21:00
Celta de Vigo

La mala puntería del Leganés salva a un horroroso Celta

Un contenido de:
Alberto Bravo

Domingo, 19 de Julio de 2020. 23:11

El Celta de Vigo sumará su noveda temporada consecutiva en LaLiga Santander, una salvación lograda en Butarque, no en el RCDE Estadium, ya que fueron dos goles del Madrid y los clamorosos errores del CD Leganés, unida a un discutible mano de Jovic no pitada, los que han permitido al Celta cerrar la salvación. Lo vivido en el partido ante el RCD Espanyol ha sido el capítulo final de una temporada espantosa e indigna, que el celtismo no se merece. Ahora toca el tiempo de celebrar, pero sobre todo de reflexionar todo lo malo que se ha hecho en el club vigués.

Óscar García sorprendía con un once titular donde volvía a aparecer Pione Sisto tras semanas sin darle un solo minuto. Las bajas de Rafinha, Denis Suárez, Nolito y Smolov obligaban al técnico a inventarse una delantera con el danés acompañando a Aspas y Santi Mina. También daba entrada a Bradaric por Okay y a Aidoo por un desafortunado Araujo. Un once inédito con el que soñar con la salvación.

Ramos daba oxígeno al Celta

El primero en probar suerte tenía que ser Aspas, pasados los primeros cinco minutos de tanteo, el moañés dispuso de un lanzamiento de falta que despejó la barrera perica. Donde sí se abría el marcador era en Butarque, Sergio Ramos adelantaba al Real Madrid y dejaba muy tocado al Leganés, el rival directo del Celta por evitar el descenso.

Sergio Ramos celebrando su gol (Foto: LaLiga).
Sergio Ramos celebrando su gol (Foto: LaLiga).

Pero tras los primeros compases con el partido igualado el Espanyol, ya descendido y con bajas muy importantes en su once se hizo dueño del balón. Jugada a jugada se iban acercando a la meta de Iván Villar, el de Aldán se tuvo que sacar de encima un centro que directo al fondo de las mallas antes de ver como su defensa permitía a Wu Lei rematar completamente solo dentro del área.

Dominio local con un Celta desaparecido

No carburaban los vigueses, ni en ataque ni en defensa, Aidoo y Mina eran los siguientes celestes en tener que despejar un centro al área y solo una internada de Beltrán por banda izquierda, en la que pidió un penalti  inexistente, acercaban al Celta a la portería de Oier.

Un clamoroso error de Pol Lozano, cediendo de manera inocente el esférico a su portero no pudo ser aprovechado por Santi Mina justo antes de que se cumpliese la primera media hora de un mal partido por parte de los de Óscar García. De nuevo Wu Lei pudo disponer de una clara ocasión si hubiese hecho un buen control en el corazón del área celeste tras la pasa de hidratación.

Pione Sisto y Olaza lograban combinar en banda izquierda para meter un buen centro que la zaga blanquiazul despejaba sin muchos problemas. Replicaba Wu Lei, el chino se zafaba de su par para armar la pierna con un disparo que se marchó pegado a la cruceta del palo izquierdo de Iván Villar. Aún tuvo una más el delantero asiático tras centro de Pipa, pero su cabezazo se marchó desviado.

Gol del Leganés y el VAR salva al Celta

Con el 45' a punto de llegar Oier tuvo que detener su primer disparo, un sencillo remate de Murillo, que tardó mucho en rematar lo que permitió al meta perico tapar el palo. Del Celta, nada de nada, pero en Butarque Bryan Gil marcaba el tanto del empata antes de que Embarba batiese a Villar en una complicada jugada en la que el VAR tuvo que actuar.

Cordero Vega tocaba el balón impidiendo que Bradaric se hiciese con el. El rechace llegaba a Embarba y este mandaba un espectacular zapatazo al fondo de las mallas. La sala de VAR explicaba al árbitro lo sucedido y este se iba al monitor para acabar anulando el tanto del Espanyol antes de ir a los vestuarios.

Algo debió suceder en el vestuario porque el Celta salió al césped con otro espíritu, al menos en los primeros minutos buscó llegar con peligro a la portería de Oier. Era de nuevo el Real Madrid el que traía la alegría, Denis Suárez, Nolito y otros compañeros no convocados seguían las evoluciones del duelo de Butarque cuando Asensio ponía el 1-2 y dejaba al Leganés a dos goles de la salvación.

Nolito, Denis y Juncà celebran el gol de Asensio en el Leganés-Real Madrid (Foto: GOL).
Nolito, Denis y Juncà celebran el gol de Asensio en el Leganés-Real Madrid (Foto: GOL).

Mientras los no convocados celebraban el tanto de Asensio Melamed se deshacía de Mallo generando una nueva ocasión para el Espanyol. El Celta se salvaba por lo que estaba sucediendo en Butarque, porque el equipo seguía sin carburar. Melamed, ya en el 65', se volvía a zafar de Mallo y conectaba con el recién entrado Vargas. El argentino disparaba desviado pero avisaba de nuevo de las intenciones de un Espanyol que buscaba irse de LaLiga Santander con una victoria.

El primer remate a puerta

El reloj estaba a menos de medio minuto de que marcase el 70'. En ese momento llegaba el primer remate a puerta del Celta de Vigo en el partido. Un manso disparo de Pione Sisto que no lograba crear peligro a un seguro Oier. Tres minutos después se repetían los protagonistas, esta vez con un disparo más duro que detenía el meta perico.

El Celta, ahora con más ganas, estuvo a punto de adelantarse en una buena jugada de Aspas, que rompía la cintura de David López, para dar un pase atrás por donde entraba Pione Sisto, el danés se quedó a milímetros de poder rematar ese balón franco y batir a Oier.

En Butarque el Leganés intentaba empatar ante el Real Madrid, los pepineros acorralaban al campeón de liga y Assalé lograba el empate. Los pupilos de Aguirre se quedaban a un solo gol de la salvación y con un Celta incapaz de hacer su trabajo, marcar un tanto.

Murillo despeja de cabeza un balón ante el Espanyol (Foto: LaLiga).
Murillo despeja de cabeza un balón ante el Espanyol (Foto: LaLiga).

Aspas robaba el esférico a Cabrera y forzaba la estirada de Oier con un buen disparo al palo largo. En el saque de esquina Okay también pudo adelantar al equipo con un testarazo que mandó por línea de fondo. Las noticias que llegaban de Butarque generaban más nervisismo porque el Leganés seguía acosando la meta de Areola hasta el punto de perdonar algunas ocasiones clarísimas.

Óscar daba entrada al Toro Fernández por un casi desaparecido Brais Méndez para buscar, en los últimos cinco minutos, un tanto que diese algo de tranquilidad a un Celta que respiraba al ver como el VAR no concedía un penalti por mano de Jovic.

Los dos partidos entraban en el tiempo de descuento con el Celta en el alambre, los no convocados solo miraban sus móviles pendientes de Butarque. Los once sobre el campo no eran capaces de marcar. El Toro marraba dos ocasiones en el descuento ante la desesperación de sus compañeros.

El Espanyol mandaba el tanto al larguero en un remate de Víctor Sánchez pero el línea pitaba fuera de juego antes de que Aspas fallase la ocasión más clara del partido. Nadie se acordará de ese remate porque el Leganés no lograba vencer en Butarque. El Celta se salvaba, por los deméritos de los rivales, no por sus méritos en un fin de temporada espeluznante y merecedor de peor suerte.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *