LaLiga Santander
Celta de Vigo
Aspas (77')
1-4
Jornada 8
01 de noviembre de 2020
16:00
Real Sociedad
Silva (24')
Oyarzabal (34')
Willian José (54')
Willian José (81')

Óscar y el Celta se anticipan al Día de Difuntos

Un contenido de:
Alberto Bravo

Domingo, 01 de Noviembre de 2020. 17:51

El Día de Todos los Santos el Celta de Vigo se empeñó en convertirlo en el Día de Difuntos. Los celestes son un cadáver que apenas es capaz de deambular por los campos de Primera División, su nivel es de pesadilla, su intensidad es irrisoria y cada jornada que pasa solo sirve para confirmar que la salvación es el único objetivo al que puede aspirar un equipo donde los sobresaltos ajenos al juego son las noticias que deja semana tas semana. La Real Sociedad se paseó por Balaídos y solo necesitó unos minutos para destrozar a un equipo dirigido por un Óscar García al que le han clavado una punta más en el ataúd de su destitución.

El Celta de Vigo salía de inicio con cuatro defensas y tres jugadores con ficha del filial, algo que nunca había sucedido en la historia. Lo que sí era ya una constante es ver a los pupilos de Óscar García saliendo mal al partido, La Real Sociedad era superior y se hacía dueña absoluta del balón.

Los celestes apenas eran capaces de salir con la pelota jugada y la presión del conjunto dirigido por Imanol Alguacil provocaba errores importantes en la circulación. Solo un balón largo mal rematado por Nolito acercaba al Celta a la meta defendida por Remiro.

Primero de la Real

En el 23' sucedió lo que se estaba plasmando sobre el césped, la Real era mejor y un centro de Aihen era cabeceado por Silva ante las facilidades ofrecidas por la zaga celeste. Los de Óscar mostraban un cara terrible en otro mal partido en los que Aspas ni siquiera era capaz de tocar una sola pelota.

Los jugadores de la Real celebran un gol ante el Celta (Foto: LaLiga)
Los jugadores de la Real celebran un gol ante el Celta (Foto: LaLiga)

Buscó la réplica el Celta con un mal remate, desde la frontal, de Fran Beltrán. Pudo marcar el segundo Oyarzabal tras otra mala acción de Murillo, que estaba cuajando un comienzo de curso más que decepcionante. Todas las malas sensaciones que transmitía el Celta quedaban reflejadas en una cabalgada de Aspas que solo, mandada el balón al lateral de la red. El moañés no solía fallar esas ocasiones pero ni Aspas está acertado este nuevo y decepcionante curso.

En estado de derribo está un Celta que volvió a dejar patente su fragilidad ante Oyarzabal, ni Araujo ni Murillo eran capaces de cortar a la estrella donostiarra y este ponía el 0-2 a pesar de una primera gran intervención de Rubén Blanco. Solo una entrada de Gudiri, que pudo ver la roja por la patada que le propinó a Tapia, pudo variar la dinámica de un partido que dejaba al Celta y a Óscar muy mal parados.

Sin capacidad de reacción

Sólo Aspas y Tapia se intentaban revolver ante el cruel destino que le esperaba al equipo en este Día de Todos lo Santos en el que el celtismo volvía a ver aparecer los viejos fantasmas que azotan a este club desde hace ya demasiadas temporadas. Un día en el que ni los canteranos dejaban detalles con los que poder otear el futuro con cierta esperanza.

Denis se lamenta tras el gol de Silva (Foto: LaLiga).
Denis se lamenta tras el gol de Silva (Foto: LaLiga).

Óscar quiso darle una vuelta a su once dando entrada a Brais Méndez y Aidoo tras el descanso por dos desacertados Araujo y Baeza. Tuvo que esperar el Celta al minuto 50 para ver la primera acción de ataque de Sergio Carreira. Su centro fue rematado por Aspas para terminar rechazado por la zaga 'txuri urdín'.

Solo fue un espejismo, otro error de Murillo propició el tercero de la Real. Portu le robó el esférico y le regaló el gol a William José. Los vigueses sufrían en sus carnes la diferencia de nivel, de sensaciones, de confianza de una Real lanzada. Entraba Santi Mina por Beltrán pero nada cambiaba, Aspas lo intentaba cada vez que tenía la pelota para, al menos, dejar mejores sensaciones.

Un gol que no maquilla nada

Cordero Vega condecía un riguroso penalti sobre Brais Méndez que permitía a Aspas sumar su cuarto gol de la temporada. Antes Rubén Blanco salvaba al Celta del cuarto al bloquear el cabezazo de William José. El cuarto tenía que acabar llegando y en otra defensa horrible del Celta el hispano brasileño empujaba sin oposición un centro de Portu, que le había ganado la carrera a Fontán.

Los jugadores del Celta se lamentan tras el gol de Oyarzabal (Foto: LaLiga).
Los jugadores del Celta se lamentan tras el gol de Oyarzabal (Foto: LaLiga).

El cuarto gol solo servía para engordar las pésimas estadísticas de un Celta que solo puede aspirar a salvarse, no hay más objetivos por los que luchar porque ese, ahora mismo, parece una utopía para un equipo que suma 2 de los últimos 18 puntos en juego. Ahora solo falta saber si Óscar aguantará un partido más o este ha sido su último servicio al Celta.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *