Hay esperanza: Coudet fija el rumbo del nuevo Celta

Un contenido de:
Alberto Bravo

Sábado, 21 de Noviembre de 2020. 21:25

El 4-2 en contra no es el resultado que ningún entrenador querría para su debut, el Celta de Vigo ha salido goleado del Sánchez Pizjuán en la puesta en escena de Eduardo Coudet. Cualquiera podría pensar, solo viendo el marcador, que los vigueses fueron arrasados por el Sevilla. Pero la realidad dista mucho de esa imagen fija ya que los manidos 'brotes verdes' aparecieron en el Celta. El camino parece el correcto, será largo y duro, tal vez el equipo no sea el adecuado para ir de la mano de su nuevo entrenador, pero intentará andar y llegar a la meta.

En su debut se ha visto un plan de juego claro, unas ideas por desarrollar que se basan en su discurso de "intensidad, solidaridad y compromiso", unas palabras que podrían sonar huecas si esto no se plasmase en el campo con un estilo que facilite a estos futbolistas esa mejora de 'actitud'. El Celta no tiene extremos, sus laterales no son unos grandes llegadores y en el sistema de juego planteado por Coudet se buscó que el equipo generase por dentro, donde Brais, Denis y Aspas pueden hacer daño.

Sin un delantero centro que pueda descargar y jugar de espaldas el Celta buscó un fútbol menos elaborado, más directo, que llegue a la meta rival con pocos y veloces pases. Calidad en la plantilla hay para ello, si en el fútbol solo contase la calidad el Celta estaría en la parte alta de la clasificación, pero esa calidad no está acompañada de otros aspectos importantes y al Celta le faltan muchas, desde la parcela física a la táctica sin descuidar que su banquillo, por mucho que guste ver a los chavales del Celta B, es un auténtico solar.

Aspas celebra su gol ante el Sevilla (Foto: Kiko Hurtado)
Aspas celebra su gol ante el Sevilla (Foto: Kiko Hurtado)

El ritmo, la presión alta, el dejar que tus laterales abran el campo para acumular talento en la zona de tres cuartos han generado momentos de buen juego y peligro. El Celta trató de tú a tú al poderoso Sevilla y fue mejor en buena parte del encuentro. Esa presión alta, con Tapia como único hombre de destrucción en la medular también dejó al equipo partido en muchos momentos, un equipo en el que solo Aidoo sabe correr hacia atrás sin descomponerse. Ahí sufrieron Mallo, Murillo, Olaza y ya menos Araujo, porque en la segunda mitad el Celta tuvo que jugar más replegado.

Hugo Mallo, durante el Sevilla-Celta (Foto: Kiko Hurtado)
Hugo Mallo, durante el Sevilla-Celta (Foto: Kiko Hurtado)

Las buenas noticias no tapan todos los defectos que tiene este equipo, algunos venían de los desvaríos tácticos de Óscar García, que nunca apostó por un patrón de juego sólido y reconocible. Su discurso valiente se quedaba en las ruedas de prensa, era muy raro verlo plasmado en el campo. En su debut Coudet ha sido más coherente con su discurso que el vallesano en los últimos meses.

El Celta seguirá encajando goles, en este vaivén de ataque, presión alta y repliegue no está hecho para buena parte de la plantilla. Coudet deberá saber gestionar un grupo que la teoría dice que no va a tener sencillo alcanzar los 90' enteros. Ver a Murillo o Tapia completamente extenuados tras jugar con sus selecciones es el anticipo de lo que puede pasar cuando el calendario se apriete.

El Chacho deberá ser cuidadoso con la gestión de la plantilla porque en el banquillo las opciones son pocas y, en muchos casos, carentes de experiencia. El Celta llegó vivo al 84', sin apenas cambios, y sin apenas opciones de poder dar guerra a lo que salía del banquillo de Lopetegui.

La primera misión es llegar vivo a enero, el Celta está en descenso esa es la realidad actual, las armas son las que son y Coudet podrá trabajar por primera vez con todos sus jugadores la próxima semana. Luego habrá que esperar a ver si la directiva apuesta por darle un mayor y mejor arsenal que facilite que Coudet llegue al final de la temporada con todo el camino andado. Los primeros pasos han sido satisfactorios, pero quedan cientos de kilómetros por recorrer juntos. Coudet podrá guiar a los suyos, pero serán ellos quienes tienen que aceptar el ritmo, ante el Sevilla lo hicieron.

4 comentarios

  1. Julián

    Mala entrada en el campo y todavía no conoce bien a los jugadores, pero el resto muy bien: ritmo, entrega, lucha, trabajo... Y por primera ver en mucho tiempo, tenemos llegada.

  2. Julián

    Mala entrada en el campo y todavía no conoce bien a los jugadores, pero el resto muy bien: ritmo, entrega, lucha, trabajo... Y por primera ver en mucho tiempo, tenemos llegada.

  3. Julián 1561

    Mala entrada en el campo (lógico) y todavía no conoce bien a los jugadores (se nota) pero el resto muy bien: ritmo, entrega, lucha, trabajo... Y por primera ver en mucho tiempo, tenemos llegada.

  4. Julián

    Mala entrada en el campo (lógico) y todavía no conoce bien a los jugadores (se nota) pero el resto muy bien: ritmo, entrega, lucha, trabajo... Y por primera ver en mucho tiempo, tenemos llegada.

Enviar comentario Ver los 4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *