Lucas Olaza, dispuesto a aguantar en Vigo sin jugar

Un contenido de:
María Comesaña

Lucas Olaza quiere seguir en el Celta de Vigo. El lateral zurdo es una persona muy querida en el vestuario del primer equipo y una pieza básica desde que llegó al conjunto vigués cedido por Boca Juniors. Su rendimiento siempre ha estado, cómo mínimo, cerca del notable en los 65 partidos que ha disputado desde su fichaje en enero de 2019. Sin embargo esto no ha sido suficiente para que el Celta quiera retenerlo por cuatro millones de euros y busca darle salida o renegociar las condiciones de la compra del futbolista con el conjunto bostero.

La situación económica derivada de la pandemia provocada por el coronavirus y su plaza de extracomunitario son las causas que han llevado al Celta a tomar una decisión que ha enfadado a buena parte del aficionado celeste. El celtismo considera muy injusto el trato que el club está dispensando a Olaza y lamenta que la parcela deportiva quede de nuevo supeditada al plano económico, ya que el Celta es un club sin deudas que ha decidido no pagar cuatro millones de euros por un jugador titular.

Olaza podría estar afrontando sus últimos días en Vigo si finalmente Boca Juniors acepta la devolución del jugador para quedárselo en su plantilla o para cederlo en otro equipo. Valladolid, Granada y Cádiz se han interesado por su situación aunque también tendrían dificultades económicas para hacerse con los servicios de Olaza. El defensa aún puede jugar un partido más, el de este domingo en Los Cármenes ante el Granada, sin que el Celta esté obligado a pagar los cuatro millones de euros.

Olaza, Mallo, Murillo y Tapia (Foto: RC Celta).
Olaza, Mallo, Murillo y Tapia (Foto: RC Celta).

El charrúa quiere seguir en Vigo y ya está preparando los trámites para obtener la nacionalidad española. Lucas Olaza quiere dejar de ocupar una plaza de extracomunitario y así ser un jugador más atractivo en Europa. Su cartel y valoración aumentaría con un pasaporte comunitario de ahí que esté dispuesto a quedarse en Vigo hasta final de temporada sabiendo que no va a poder jugar más si no hay acuerdo con Boca Juniors.

Si Olaza se queda en Vigomás allá del 2 de febrero las negociaciones para cambiar las condiciones de su cesión podrían seguir. Nada impide que Celta y Boca Juniors lleguen a un acuerdo con el mercado invernal cerrado. Una puerta de esperanza que también maneja el lateral que según el Atlántico Diario también estaría dispuesto a defender sus intereses personales con distintas medidas ya que considera que su falta de minutos no se debería a una situación deportiva.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *