El 2021 se le atraganta al Celta de Coudet: una victoria en diez partidos

Un contenido de:
Alberto Bravo

El 2021 se ha convertido en un bache continuo para el Celta de Vigo, distintos factores han perjudicado el rendimiento del equipo: la corta longitud de su plantilla, la lesión de Aspas, el conocimiento que tiene el rival del juego de los de Coudet, las sanciones, arbitrajes y un calendario ante rivales de entidad han convertido estos dos meses de competición en un pequeño calvario. Diez partidos en los que el Celta solo ha logrado una victoria, ante el Elche en Balaídos en la jornada 23.

Nueve partidos de Liga, muchos de ellos sin Aspas - el factor diferencial del Celta de Vigo - y uno de Copa del Rey. Ese es el tortuoso camino que ha tenido que recorrer el equipo en enero y febrero. Diez encuentros en los que el Celta mordió el polvo en la mitad de ellos arrancando cuatro empates y solo una victoria, la ya mencionada ante el Elche por 3-1.

No comenzó bien el año. El Celta visitaba Valdebebas y caía ante el Real Madrid, pero la peor noticia es que Aspas caía lesionado. El primer varapalo serio llegaba en Ibiza, el equipo caía goleado ante un Segunda B en la Copa del Rey en un partido nefasto en el que Iván Villar recibía cinco goles. El equipo cerraba una semana trágica cayendo 0-4 en Balaídos ante el Villarreal.

Llegaba un pequeño parón pero el Celta, con una mejor versión, no era capaz de sumar puntos en el Benito Villamarín. Caía 2-1 ante el Real Betis y tuvo que esperar al 24 de enero, el día que Aspas entró en falso - como si fuese el Cid Campeador - en la convocatoria para empatar en Balaídos ante el Eibar. Ese 1-1 con gol de Brais Méndez era el primer resultado 'positivo' del 2021.

En Los Cármenes y el Metropolitano los de Coudet revivían con dos meritorios empates que servían de antesala para la victoria por 3-1 ante el Elche en casa. El equipo, sin un juego brillante, se quedaba con los tres puntos y rompía una racha de siete partidos sin conocer el sabor del triunfo. Cuando el Celta recuperaba la senda que había marcado en diciembre llegó Pizarro Gómez, González González y el VAR.

Los celestes caían en el descuento, con un hombre menos por la expulsión de Rubén Blanco, ante el Valencia. Independientemente del arbitraje, nefasto para los intereses celestes, su encuentro fue discreto ya que no fue capaz de generar ocasiones de gol en jugada. Esto mismo le sucedió este domingo en Balaídos ante el Valladolid. El Celta salvó un punto a balón parado tras ser incapaz de acercase a la meta de Roberto trenzando varios pases.

El 1-1 deja el Celta en zona de nadie, con un ojo mirando al descenso y otro a la séptima plaza tras sumar solo siete puntos de los últimos 27 puntos en juego. Todos ellos sin gol de Iago Aspas, que se perdió tres encuentros por lesión y uno, contra el Valencia, por sanción. Nueve encuentros en los que el moañés solo ha podido dar una asistencia a Murillo este pasado domingo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *