LaLiga Santander
Huesca
1-1, Siovas (m. 14)
2-1, Rafa Mir (m. 16)
3-3, Ferreiro (m. 74)
3-4
Jornada 26
07 de marzo de 2021
14:00
Celta de Vigo
0-1, Santi Mina (m. 5)
2-2, Nolito (m. 37)
2-3, Hugo Mallo (m. 52)
3-4, Fran Beltrán (m. 76)

El Celta se impone en un partido loco

Un contenido de:
Alberto Bravo

El Celta de Vigo ha ganado, con muchísimo sufrimiento, a la SD Huesca. Hasta el minuto final, con una grandísima parada de Iván Villar y dos despejes de Murillo, no estuvieron seguros los tres puntos. Como en el partido de la primera vuelta el Huesca mereció más pero la diferencia de calidad marcó el duelo entre ambos equipos. Con 33 puntos los de Coudet acarician la salvación pero vuelven a mostrar que son un equipo vulnerable atrás y donde los errores individuales lastran el rendimiento colectivo. La otra gran noticia es que los vigueses fueron capaces de ganar 3-4 sin que ninguno de esos goles lleve la firma de Iago Aspas.

Cinco minutos, es lo que necesitó el Celta para ponerse por delante en el Alcoraz. Santi Mina definió a la perfección una contra conducida por Iago Aspas. El moañés encontró a Nolito y el gaditano asistió a Mina. El vigués, con una gran definición batió con un disparo cruzado a Álvaro Fernández, en un momento en el que el Huesca estaba rondado el área celeste.

Los de Pacheta no se amilanaron por el tanto celeste. El cuadro oscense no acusó el golpe y por medio de Rafa Mir llegaba con peligro a la portería de Rubén Blanco. Al Celta le costaba imponerse en el juego aéreo, uno de los temores de Coudet, y así llegó el empate de Siovas. El griego cabeceó completamente solo el centro de Maffeo antes de que el reloj llegase al minuto 15.

Tres minutos después el Huesca completaba la remontada con una contra en la que Rafa Mir dejaba en evidencia la fragilidad defensiva de un Celta donde Murillo era incapaz de tapar al espigado delantero murciano. Este, con un disparo de abajo hacía arriba al segundo palo, batía a Rubén Blanco para poner el 2-1.

Rafa Mir celebrando su gol (Foto: LaLiga).
Rafa Mir celebrando su gol (Foto: LaLiga).

En solo tres minutos dos errores defensivos del Celta cambiaban el panorama de un encuentro que había comenzado de manera inmejorable. Los vigueses estaban obligados a reaccionar. Lo lograban en el 37', Denis Suárez filtraba un gran pase hacia Brais Méndez, el disparo del mosense era rechazado por un buen Álvaro Fernández pero el despeje caía en las botas de Nolito que no perdonaba el empate.

Lesión de Rubén Blanco

Las tablas en el marcador no daban más aplomo a una zaga que mostraba unas tremendas fisuras cada vez que el Huesca era capaz de dar dos pases. Rafa Mir seguía siendo una pesadilla para Murillo y Aidoo, incapaces de tapar el 1,91 del murciano. Pero era en otra acción aérea en la que la mala fortuna se cebó con el Celta y con su portero, Rubén Blanco.

Rubén Blanco (Foto: Movistar).
Rubén Blanco (Foto: Movistar).

En un desafortunado salto con Insua el mosense chochó con el central coruñés. Esto desequilibró a un Rubén Blanco que parece que con la bota rozó el césped en una aparatosa caída en la que se hacía daño en la rodilla. Inmediatamente se ordenaba el cambio y Rubén salía llorando del campo acompañado de García Cota. El árbitro tuvo que prolongar nueve minutos una primera mitad que terminaba de la peor forma para el Celta.

Mallo, solo y de cabeza

Los errores defensivos también lastraban al Huesca. En un cómodo comienzo para el Celta en la segunda mitad Hugo Mallo se encontraba con un centro que cabeceaba completamente solo al segundo palo. El capitán ponía a los suyos por delante en el 51' con un ajustado cabezazo fruto de la pasividad defensiva del rival. A diferencia del primera mitad, ahora el Celta no se metía atrás al ponerse con ventaja en el marcador.

A los vigueses aún le costaba tapar las subidas por banda de Galán y Maffeo que seguían surtiendo de balones a Rafa Mir, la principal amenaza del Huesca. Los de Coudet disfrutaban de unos cómodos minutos de tranquilidad. Solo un error de Aidoo en un mal despeje en la frontal, amenazaba la portería ahora defendida por un Iván Villar seguro en los balones aéreos.

Hugo Mallo celebra su gol en el Huesca-Celta (FOto: LaLiga).
Hugo Mallo celebra su gol en el Huesca-Celta (FOto: LaLiga).

Murillo, con un mal despeje que iba directo entre los tres palos, obligó a Iván Villar a realizar una gran parada. Si el de Aldán hubiese fallado el gol en propia mea no hubiese subido ya que la jugaba del Huesca comenzó en fuera de juego. Pero en un partido donde la zaga del Celta estaba cometiendo tantos errores llegó uno más que terminó con el gol local.

El central abandonó su posición, fue a tapar a Mallo, que estaba tapando la internada de Javi Galán. Eso dejó a Ferreiro solo en el punto de penalti para poner el 3-3. El gol llegaba un minuto después del cambio defensivo en el que Coudet metió el campo a Araujo por Brais Méndez. El partido llegaba al minuto 74 con empate a tres goles.

Fran Beltrán pone el cuarto

No tardó el Celta en resarcirse del tanto anotado por David Ferreiro. Iago Aspas volvía a aparecer, conducía por el carril derecho, encontraba a Fran Beltrán en la frontal y asistía al madrileño. El joven centrocampista le pegaba con fuerza y ponía el 3-4 en un partido loco. De nuevo se ponían por delante en el marcador, un gol de ventaja que pudieron ser dos si Augusto Solari no estrellase su disparo al palo en el 80'. El tanto del argentino pudo dar tranquilidad a un Celta al que le tocaba sufrir en el tramo final ya que el larguero repelía un centro de Mallo.

No cerró el partido el Celta y el Huesca tuvo hasta tres oportunidades de gol en el descuento. Iván Villar detuvo un lanzamiento de falta Ontiveros. El canterano se lucía con su intervención yéndose abajo y salvando a los suyos. Murillo, en dos oportunidades, también tuvo que salvar un gol de Pulido. Su despeje en línea de gol era la última línea que se escribía en un partido loco lleno de errores por dos defensas frágiles y endebles.

Con estos sufridos tres puntos el Celta descartaba al Huesca de la lista de sus rivales directos. Los de Coudet terminan la jornada 26 con 33 puntos y ganan su primer partido fuera de casa más de tres meses después. Iván

1 comentario

  1. @000

    Habría que promover partidos así, promover el fútbol de ataque primando las cotas goleadoras. Opciones se pueden barajar varias pero hay una que me agrada: 1 punto extra para quien logre un mínimo de 3 goles. Tomemos como ejemplo el encuentro de hoy, el Huesca sumaría 1 punto y el Celta 4.
    Habrá quien diga que esta medida beneficia a los grandes que tienen mayor capacidad realizadora. Cierto, pero quiénes están arriba con el modelo actual?, quiénes con el modelo de 2 puntos por victoria vigente hasta 1995? .. los mismos. Clasificatoriamente no cambiaría nada. Sin embargo el aliciente nos ofrecería un fútbol más AMBICIOSO y dinámico, atractivo por tanto.
    El modelo no es nuevo, se instauró en el rugby hace unos años por la misma razón

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *