Notificaciones
LaLiga Santander
Valencia Valencia
1-0, Maxi Gómez (min. 28)
2-0, Araújo p.p. (min. 60)
2-0
Jornada 38
21 de mayo de 2022
17:30
Celta Celta

El Celta cierra la temporada con derrota y Zarra compartido

Foto autor

Un contenido de:
Alberto Bravo

El Celta de Vigo ha perdido en el último partido de la temporada. El 2-0 ante el Valencia CF en un vacío Mestalla fue el reflejo de lo sucedido en el campo. Los vigueses, con nada importante en juego no comparecieron en el partido. Sus errores y su falta de definición permitieron que los de Bordalás les superasen en la clasificación. No pudo Eduardo Coudet hacer que los suyos soñasen por la novena plaza. La undécima posición deja al Celta en la tierra de nadie que lleva meses transitando y a Aspas con un Trofeo Zarra que deberá compartir con Raúl de Tomás. En el adiós de Nolito, Denis Suárez, Thiago Galhardo, Dituro, Murillo u otros jugadores que no seguirán la próxima temporada en Vigo el equipo dejó una floja imagen.

El brazalete de capitán para Nolito y el puesto de pivote para Denis Suárez, así afrontaban su último partido con el Celta dos emblemas del equipo. No eran los únicos que iban a decir adiós a la celeste en un vacío Mestalla que clamaba contra Peter Lim y Meriton, propietarios del club. Con las gradas vacías como si la pandemia del coronavirus hubiese regresado a LaLiga empezaba mandando el cuadro de Bordalás. Los vigueses, replegados en su campos y sin apenas opciones de superar la línea de mediocampo, regalaban la primera gran ocasión del partido tras un grave error de Néstor Araújo.

El central mexicano no acertó a despejar un balón que Bryan Gil puso en el área. Regaló la pelota a Maxi Gómez pero el uruguayo la mandó fuera. El error del exdelantero del Celta fue casi tan grosero como el de Néstor Araújo. Poco o nada más pasaba sobre el césped salvo alguna arrancada sin éxito de Thiago Galhardo. Pedía Bryan Gil un penalti de Javi Galán. El árbitro respondía el extremo valencianista con el gesto de levantarse. El juego celeste no fluía. Echaba de menos a Fran Beltrán.

Maxi Gómez celebra su gol durante el Valencia-Celta (Foto: LaLiga).
Maxi Gómez celebra su gol durante el Valencia-Celta (Foto: LaLiga).

Si un equipo se merecía marcar ese era el Valencia. Llegó el gol en el 27'. Solari no tapaba el costado derecho. Kevin Vázquez se equivocaba en la marca y esto permitía a Marcos André asistir a Maxi Gómez. El uruguayo remató con el pecho para batir a Dituro y poner el 1-0. Un error de Dituro en una salida de balón le pudo costar otro gol a un Celta que no compareció en Mestalla hasta el minuto 39.

Fue en ese momento cuando Nolito marró una de las oportunidades más sencillas de su carrera. Thiago Galhardo le ponía en bandeja el tanto al gaditano en su último partido con el Celta. Solo tenía que empujarla. Lo hizo, pero directo al cuerpo de Jaume Domenech. El portero ya estaba en el suelo y Nolito, a solo un metro de la línea de gol, logró lo que parecía imposible, no marcar gol. El primer acto se cerraba con un cabezazo de Folquier por encima del larguero.

El ritmo pesado y cansino de la primera mitad se trasladaba a la segunda parte. Coudet se veía obligado a cambiar a Solari por Gabri Veiga. El argentino pedía el cambio mientras se dolía de su pierna izquierda. Thiago Galhardo no estaba acertado en un cabezazo sobre la meta de Domenech. Sí estuvo más preciso con su testa Araújo, pero lo hizo rematando a Dituro. El mexicano ponía el 2-0 en el marcador con un tanto en propia meta con el que completaba un partido horroroso.

Brais, Denis y Nolito (Foto: LaLiga).
Brais, Denis y Nolito (Foto: LaLiga).

No lo hacía mejor el resto de equipo. Completamente desconectados solo el empuje de Gabri Veiga nada más salir al campo animaba un poco a un Celta que completaba 60 minutos de nada. Entraban al campo Orbelín Pineda y Murillo por Kevin Vázquez y Nolito. Los dos jugadores no estaban en condiciones de jugar los 90 minutos por sus problemas físicos. Era Veiga el que intentaba liderar a un Celta con la cabeza ya puesta en la vacaciones. También Galhardo lo intentaba desde lejos en unos últimos minutos de curso más parecidos a un partido de pretemporada. Nada cambió en Mestalla, no entraron sus aficionados, no llegó el gol de Aspas y se cerró el telón de un temporada en la que el Celta logró el objetivo de una salvación tranquila sin lograr emocionar a su afición con objetivos más ambiciosos.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando