Celta | Aficionados Alegres por Lesión de Juncà en Twitter
Secciones

El celtismo caníbal

Un contenido de:
Alberto Bravo

Miércoles, 20 de marzo de 2019. 16:00
Juncà, durante un partido esta temporada.
Juncà, durante un partido esta temporada.

Juncà se ha convertido en el saco de boxeo sobre el que una parte del celtismo ha decidido descargar su ira y frustración. El lateral izquierdo fichado del Éibar no está cumpliendo con las expectativas y su temporada es decepcionante. Sus errores, algunos groseros, han soliviantado al peor celtismo que se recuerda, el que se canibaliza a si mismo y convierte a los suyos en un rival más del que alegrarse si les sucede algo negativo. Así sucedió este martes cuando el club anunció que el lateral será baja las próximas tres semanas. El celtismo caníbal olió sangre y se lanzó a por su víctima favorita.

"Por fin una buena noticia" o "mala noticia para los equipos rivales, especialmente los extremos derechos...", son algunas de las respuestas que se pueden leer en la cuenta de twitter del Celta tras anunciar que Juncà estaría de baja unas tres semanas.

No fueron los únicos celtistas o supuestos celtistas que se alegraron de la lesión del lateral: "Ahora hay posibilidades de salvarse"; "espero que no sea nada, que te recuperes, sin prisa eh! y te busquen pronto sitio en otro equipo"; "mirad bien a ver si pueden ser diez semanas" fueran otras respuestas que se pudieron leer por parte de ese celtismo caníbal que parece que se alegra de sus propias desgracias y de las de sus jugadores

Es cierto que Juncà no ha sido el mejor fichaje del curso, pero el análisis tiene que ser justo con el voluntarioso jugador llegado del Éibar. Juncà llegó a coste cero para ser el sustituto de Mazan, no de Jonny, en la previsión del Celta se contaba con fichar a un lateral zurdo titular que finalmente no se logró.

Juncà llegó para cumplir un rol menor en la plantilla, sumar en los entrenamientos, apretar al supuesto titular y cubrir su ausencia cuando cayese lesionado o sancionado. Del catalán ya se sabía que era un defensor que daba lo mejor de si en ataque y que en facetas defensivas tenía lagunas. Unas lagunas que aumentaron ante la falta continua de ayudas por parte de sus volantes, sea Boufal o Pione Sisto.

Su temporada no es la mejor, ha cometido fallos, pero tampoco es inferior a la otros jugadores que siguen contando con el favor de buena parte de la afición. Seguro que el mismo Juncà es consciente de que podría haber evitado algunos errores cometidos. La crítica siempre es aceptable, el insulto no debería serlo y una parte de la que se llama afición del Celta es lo que ha hecho con Juncà desde su llegada a Vigo.

Lo que habría que preguntarse es si el jugador se ha esforzado al máximo, ha peleado todos los partidos o si por el contrario se ha dejado ir y ha bajado los brazos, cosa que no ha sucedido. Nadie puede tachar a Juncà de indolente, de vago o poco comprometido porque estaría mintiendo.

La pasó a Jonathan Vila, a Toni, al Tucu Hernández, incluso a un ahora venerado David Costas. Ese celtismo caníbal cada curso busca su saco de boxeo en el que pagar sus frustraciones y culparle de todos los males del equipo, llegando a celebrar sus lesiones, las lesiones de un jugador que viste la camiseta que supuestamente aman, la celeste.

Nunca es el momento para insultar a un jugador de tu equipo ni reírse de sus males, pero en la situación actual, cuando el Celta se juega el ser o no ser en Primera, ese celtismo cainita, depredador o autodestructor complica la ya difícil situación del equipo aumentando la fractura entre los propios aficionados y entre el celtismo y su afición.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?