Celta | No Romper la Unión entre Equipo y Celtismo
Secciones

Presidente, no permitas un nuevo agravio al celtismo

Un contenido de:
Alberto Bravo

Domingo, 19 de Mayo de 2019. 19:30
La afición del Celta recibiendo al equipo en la previa ante el Villarreal (Foto: RCCelta).
La afición del Celta recibiendo al equipo en la previa ante el Villarreal (Foto: RCCelta).

Se acabó una temporada horrible, aciaga, llena de decepciones y sin sabores, pero se terminó en Primera gracias a los goles de Iago Aspas, verdadero artífice del milagro. Pero si Aspas fue quien marcó la diferencia sobre el campo, el celtismo lo hizo fuera de el. Cuando peor estuvo el Celta, la afición creyó en la permanencia, se mentalizó para la lucha. No habría lugar para reproches, no tendrían cabida los silbidos ni volvería a aparecer la desazón que provocaban las derrotas.

El celtismo creyó pero sobre todo hizo creer, un celtismo que había abandonado Balaídos volvía para ser el jugador número 12. Los recibimientos, cada uno más espectacular que el anterior se sucedían, las victorias llegaban y el sueño de seguir en Primera se acercaba tras sentirse desahuciado en el minuto 16 del Celta-Villarreal, cuando Pedraza ponía, sin oposión, el 0-2. Ese minuto, esa primera parte fueron claves para entender todo lo que sucedió después, el celtismo redobló esfuerzos, su voz no se quebró y alentó a unos jugadores que parecían muertos, y los revivió, el Celta ganó y la ilusión regresó.

A partir de ahí, sin ser fácil, el equipo reaccionó y la afición vio que con su apoyo y aliento todo era posible. El club, otras veces nefasto, entendió a la perfección la situación y se volcó con "A Nosa Reconquista". Los aficionados decidieron olvidar agravios previos, menosprecios y sobre todo la deriva no deportiva que había tomado el club en su estéril guerra contra el Concello de Vigo.

Fue borrón y cuenta nueva, lo importante era el equipo y su salvación y así lo entendió el celtismo. La afición cumplió con creces con su cometido, se convirtió en el motor incansable de "A Nosa Reconquista" y se ha merecido no volver a ser maltratada ni vilipendiada por el club.

La campaña de abonados para la temporada 2019/20 no tardará en ser pública, el celtismo se merece un guiño, un cariño y no una nueva subida de abonos que les vuelva a alejar de Balaídos y del equipo. En un mundo donde los abonos suponen una mínima cantidad del presupuesto de un equipo, por qué no bajarlos y así volver a disfrutar de un estadio con más de 20.000 espectadores cada jornada.

El dinero que se perdiese en cada abono se recuperaría en una mayor masa social y en un Celta que seguro convertiría Balaídos en un fortín que daría puntos, muchos más puntos, que le permitiría quedar mejor en la tabla, algo por lo que LaLiga también da dinero. El celtismo se merece que Balaídos sea su casa, una casa en la que para entrar no tengas que hacer un sacrificio inmenso, el celtismo se merece, tras salvar a su Celta, que el club no le vuelva a insultar. Presidente, no permitas un nuevo agravio al celtismo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?