Reunión previa al entrenamiento del Real Zaragoza

Una reunión improvisada altera el orden en la Ciudad Deportiva

Un contenido de:
D.M.

Miércoles, 07 de noviembre de 2018. 13:42
Varios jugadores llegando al vestuario de la Ciudad Deportiva (Foto: Daniel Marzo).
Varios jugadores llegando al vestuario de la Ciudad Deportiva (Foto: Daniel Marzo).

Son días de agitación en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza. Con el equipo en sus horas más bajas de los últimos años, cualquier excusa es buena para tratar de encontrar el camino hacia una mejoría que no acaba de llegar y que dilapidó sin paliativos el crédito de Imanol Idiakez.

No quiere que suceda lo mismo Lucas Alcaraz. Pese a que su comienzo al mando no ha sido bueno –dos derrotas en dos partidos– el técnico andaluz conoce bien los entresijos de los vestuarios a fuerza de experiencia y tratará de que la situación no se le vaya de las manos. Así, la mañana del miércoles en las instalaciones de la carretera de Valencia ha comenzado con una notable alteración del orden establecido.

Estaba anunciada la comparecencia de Cristian Álvarez poco después de las diez de la mañana y el inicio del entrenamiento para las once. En ambos casos el retraso ha sido de una media hora. Todo porque tanto los jugadores como el cuerpo técnico se han reunido de forma improvisada antes del entrenamiento. Al contrario de lo sucedido en otras ocasiones, en la que las charlas se llevan a cabo sobre el césped o bien en el vestuario, en esta ocasión el lugar elegido ha sido la cafetería, en la que todos juntos conviven antes y después de las sesiones de trabajo. Allí estuvieron todos, incluido el lesionado Grippo, que acudió con muletas.

Una nueva conjura que se une a la reunión que ya tuvo lugar en la mañana del lunes en el vestuario y al mensaje de tranquilidad emitido por el director deportivo en la mañana del martes. Mensajes cuyo único destinatario tiene que ser el equipo, obligado a mejorar en el menor plazo de tiempo posible y de sacar al club de la delicada situación clasificatoria en la que se encuentra en estos momentos.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *