Sesión de entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva

A la reacción por el carácter

Un contenido de:
D.M.

Miércoles, 07 de noviembre de 2018. 14:16

El Real Zaragoza ha vuelto a la Ciudad Deportiva después de una jornada de descanso. Lo han hecho los blanquillos para comenzar a preparar el encuentro del próximo lunes frente al Nàstic de Tarragona. Un duelo entre dos equipos en zona de descenso que puede dejar muy tocado al que caiga derrotado.

Ambos equipos han cambiado recientemente de entrenador y se encuentran en periodo de reconstrucción. En el caso de los aragoneses, la llegada de Lucas Alcaraz no parece haber dado los frutos que se pretendía y el técnico andaluz suma dos derrotas en los dos encuentros dirigidos, sin lograr, además, cambiar el rumbo errante del equipo.

Parece que el problema detectado dentro del seno del vestuario pasa por una reacción desde el carácter. Así lo mostraba Cristian Álvarez en rueda de prensa, mostrando la necesidad de ser “once leones” y así parece haberlo entendido Lucas Alcaraz, que ha mostrado un gesto especialmente torcido en esta mañana de miércoles, en la que no ha dudado en abroncar a sus jugadores y pedirles mayor intensidad.

Una sesión de trabajo en la que no han estado los lesionados ya conocidos, como Toquero y Grippo, ni los dos de última hora como Buff y Delmás. En le caso del suizo por un esguince en la rodilla y en la del lateral aragonés, por molestias en un tobillo. Su lugar lo han ocupado tres canteranos. Dos que ya habían trabajado con el primer equipo, el lateral derecho David Vicente y el centrocampista Marc Aguado. A ellos se ha sumado el central diestro y capitán del juvenil Javi Hernández.

Apenas es el inicio de la semana para el Real Zaragoza, pero parece claro que el equipo tiene que dar un giro en el rumbo marcado hasta la fecha si no quiere pasar problemas para lograr mantener la categoría.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *