Papunashvili y su Larga Recuperación | Real Zaragoza, 2018/19

El extraño caso de Giorgi Papunashvili

Un contenido de:
Dani Marzo

Martes, 11 de diciembre de 2018. 14:21
Giorgi Papunashvili, 'Papu', durante un entrenamiento del Real Zaragoza (Foto: Dani Marzo).
Giorgi Papunashvili, 'Papu', durante un entrenamiento del Real Zaragoza (Foto: Dani Marzo).

En el verano de 2017 un desconocido jugador georgiano aterrizaba en el Real Zaragoza. Una apuesta personal de Lalo Arantegui por un jugador alejado de los mercados habituales en los que se movía el equipo aragonés y que respondió a la confianza depositada en él con creces. Giorgi Papunashvili se convirtió en una pieza importante del equipo de Natxo González, que logró finalizar la temporada como tercer clasificado de LaLiga 1|2|3.

Lesión en pretemporada

Pero Papu parece ahora convertido apenas en un recuerdo para la afición blanquilla, que prácticamente ha olvidado la última vez que tuvo ocasión de ver al futbolista sobre el césped de La Romareda. Y es que la campaña comenzó de forma complicada para el jugador zaragocista. Una lesión muscular en pretemporada dificultó su entrada en el equipo de la mano de Imanol Idiakez. Tras recuperarse, el georgiano tuvo la oportunidad de disputar minutos en los primeros encuentros de la temporada. Lo hizo ante el Rayo Majadahonda y el Reus en los instantes finales de ambos partidos y como titular frente al Dépor, inaugurando el marcador en apenas cinco minutos. Frente al Almería fue protagonista negativo tras la pérdida de un balón que acabó en el segundo tanto del equipo andaluz, y disputó también los partidos ante Lugo y Albacete.

Esguince y edema

Fue precisamente en el Carlos Belmonte donde la trayectoria del georgiano volvió a torcerse. Un pelotazo provocaba una nueva lesión, en este caso en el tobillo. Según el primer diagnóstico, un estiramiento del ligamento del tobillo y una fuerte contusión. Veinte días después, Papu volvía a entrenarse con el grupo, justo antes del último encuentro de Idiakez, frente al CD Tenerife. Apenas un par de días después, un nuevo diagnóstico, el futbolista sufría un edema óseo que le impedía trabajar con normalidad. Una baja que se estimaba en otro mes más.

Desde entonces, corrían los últimos días del mes de octubre, poco más se ha sabido. Durante una semana Papunashvili viajó diariamente a Madrid para tratarse en una cámara hiperbárica. Por las palabras de Lucas Alcaraz en cada rueda de prensa, en la que rara vez ha declarado algo más que un lacónico “está lesionado”, no cabe esperar una próxima vuelta de Papu. El jugador se deja ver por la Ciudad Deportiva pero parece seguro que habrá que esperar hasta 2019 para que vuelva a vestirse la elástica blanquilla.

Una historia de mutismo que recuerda de alguna manera a la sufrida por Jordi Xumetra, al que tras serle diagnosticado un esguince de tobillo, se supo después que durante semanas había jugado con una fractura en el peroné. Sólo cabe esperar que Papu pueda volver cuanto antes para ayudar a un Real Zaragoza al que cada nuevo argumento en ataque le supone un alivio inconmensurable.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *