Movilla, nexo de unión entre Zaragoza y Málaga | Exjugador

Movilla, nexo de unión entre Zaragoza y Málaga

Un contenido de:
D.M.

Viernes, 11 de enero de 2019. 10:06

Reportar vídeo

Pocos jugadores han dejado una huella tan profunda en todos los equipos en los que han jugado como él, José María Movilla. Por su aspecto inconfundible sobre el campo, pero sobre todo, por sus capacidades futbolísticas y por no escatimar en el esfuerzo. Así consiguió triunfar y ser recordado, muy especialmente en Málaga y Zaragoza, inicio y final de su carrera futbolística.

Madrileño de nacimiento, dio sus primeros pasos en el fútbol en diversos equipos de la Comunidad, pasando, por ejemplo, por el Leganés o las inferiores del Real Madrid. Llegó así al Moscardó, equipo con el que debutó en 2ªB, en el que fue importante pese a contar con apenas 19 años. Tras un viaje de ida y vuelta al CD Numancia, en el que disputó la temporada 1995/96, volvía al equipo madrileño en la que sería, hasta la fecha, la última campaña en la categoría de bronce. Tras un fugaz paso por el Ourense, llegaría al Málaga, también en 2ªB.

En el equipo malagueño vivió una época brillante, un ascenso meteórico. En dos temporadas pasaron de jugar en la categoría de bronce a llegar a LaLiga Santander con Movilla siempre presente como uno de los líderes del equipo, en el que había nombres recordados como Ruano, Rufete o Catanha entre otros. De la mano de Peiró debutó en Primera con los de la Costa del Sol, en aquel equipo que había incorporado, entre otros, nombres como los de Albert Luque, Darío Silva o Fernando Sanz. Dos campañas en la máxima categoría en las que siguió siendo fijo en el equipo y en el que el Málaga se mantuvo sin problemas, alcanzando la zona media de la clasificación.

Un paso atrás para darse impulso. Movilla volvía a Segunda tras fichar por el Atlético de Madrid, con el que ascendería en su primera temporada, siendo fijo otra vez, en esta ocasión a las órdenes de Luis Aragonés. Otras dos campañas en la máxima categoría con el equipo colchonero, logrando el acceso a competición europea en la segunda de ellas, para fichar en esta ocasión por el Real Zaragoza.

Al equipo aragonés llegó en plena madurez, para algunos quizá ya mayor, pero vivió momentos brillantes. Pese a contar con menos continuidad que en temporadas anteriores, Movilla fue importante en los dos títulos que figuran en su palmarés, ambos logrados con la elástica blanquilla. Fue titular, por ejemplo, en la final de Montjuic, en la que se logró doblegar al Real Madrid. También en la Supercopa ganada ante el Valencia una temporada después, la 2004/05, en la que además, debutaría en competición europea. Aún seguiría otras dos temporadas más en el Real Zaragoza, perdiendo poco a poco protagonismo, especialmente en la última, precisamente con Víctor Fernández en el banquillo, dejando paso a nombres como Zapater o a otros como Celades, Ponzio o Aimar, que copaban el centro del campo.

Superada la treintena, Movilla fichó por el Murcia, al que no logró salvar del descenso en su primera campaña y con el que volvería a jugar en Segunda. También con el Rayo Vallecano, al que lideró en sus dos temporadas en la categoría de plata, logrando incluso el ascenso primero y la permanencia después en Primera división.

Así comenzaba a cerrarse el círculo. Con 37 años volvió para vestir de blanquillo. Dos temporadas duras en las que el equipo descendió de categoría y se mostró incapaz de hacerse fuerte en Segunda, poniendo un triste final a la carrera de José María Movilla.

No es el único jugador que comparte pasado en ambos equipos, sin ir más lejos, esta temporada Juankar sigue en el equipo andaluz, y la pasada otros viejos conocidos como Roberto o Borja Bastón, pero ninguno dejó una huella tan profunda como en el caso de Movilla.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?