Análisis del partido de Dorado y Álex Muñoz | Real Zaragoza
Secciones

Otra baja antes de tiempo para Víctor Fernández

Un contenido de:
Eduardo García

Lunes, 25 de marzo de 2019. 22:54
Dorado recibe un golpe en el rostro (Foto: LaLiga).
Dorado recibe un golpe en el rostro (Foto: LaLiga).

El Real Zaragoza ha disputado su primer partido de los tres que va a jugar de forma consecutiva en lunes. Lo ha hecho en Son Moix, el estadio del Mallorca, y Víctor Fernández se ha visto obligado a hacer un cambio antes de la hora prevista.

Chechu Dorado ha notado molestias en el sóleo, además de resentirse de un golpe en la cara, del que se sentía "grogui", y Álex Muñoz volvía a jugar con la camiseta blanquilla casi tres meses después, tras una lesión de la que tuvo que operarse de la mandíbula. Su último partido fue frente al Rayo Majadahonda, ante el que el Real Zaragoza lograba un empate en los últimos quince minutos de juego.

Dorado, el último en caer

Como viene siendo habitual, no hay partido del que el cuadro de Víctor Fernández salga ileso. En la jornada anterior, el caído en batalla fue Benito. Y en Son Moix ha sido el veterano central, Chechu Dorado.

Únicamente ha disputado los primeros 15 minutos, debido a unas molestias en el sóleo, además de un golpe en la cara que le ha dejado grogui. No ha tenido una aparición estelar, pero ha sabido aguantar el arreón inicial bermellón en el centro de la zaga con Guitián.

Álex Muñoz volvía tras casi tres meses después

Tras la lesión de Dorado, Víctor metía al terreno de juego al otro central que había viajado en la convocatoria: Álex Muñoz. El central alicantino volvía a jugar con el Real Zaragoza tras ocho partidos inéditos. El primero de ellos por decisión técnica, ante el Oviedo, y el resto por la lesión que le ha tenido apartado cerca de tres meses.

Junto a Guitián en el centro de la defensa, ha sabido aguantar al delantero croata Budimir. Pero todo se ha complicado cuando, al filo del descanso, aparecía en segunda línea Raillo, el autor del tanto bermellón. Llegando desde atrás, el defensor sorprendía a la zaga blanquilla por el espacio generado entre Álex Muñoz y Nieto, y anotaba el gol psicológico, el 1-0.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?