Dificultad en la segunda temporada de los canteranos del Real Zaragoza

Los canteranos y el reto de la segunda temporada

Un contenido de:
D.M.

Miércoles, 17 de abril de 2019. 20:39
Guti y Lasure en un entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva (Foto: Daniel Marzo).
Guti y Lasure en un entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva (Foto: Daniel Marzo).

En el verano del 2017 hasta cinco futbolistas de las categorías inferiores del Real Zaragoza daban el salto al primer equipo durante la pretemporada. Nombres ya habituales en la dinámica del equipo como Pombo, Delmás y Lasure, así como otros dos cuyo paso fue más fugaz y desafortunado como en el caso de Raí y Zalaya.

A las órdenes de Natxo González, todos ellos asumían el resto de dar el salto a LaLiga 1|2|3 después de haber sido protagonistas en la temporada del ascenso del Deportivo Aragón a la categoría de bronce. La pasada campaña fue irregular, también en el rendimiento de estos futbolistas.

Pombo fue el que más protagonismo acumuló desde el principio. El técnico vasco supo gestionar el carácter y el talento del atacante para lograr que ofreciera su mejor versión en el frente de ataque acompañando a Borja, acabando la temporada con 5 goles en liga. Para Delmás y Lasure la temporada estuvo condicionada por el rendimiento general y las lesiones. El lateral izquierdo pasó la primera vuelta en blanco y fue fijo en la segunda mitad del campeonato, en la que el equipo fue hacia arriba. En el caso del lateral diestro, su presencia en el equipo estuvo condicionada por el estado físico de Alberto Benito. De Raí y Zalaya poco o nada se supo en el primer equipo. A los cinco les acabó acompañando también Guti, que se sumó al equipo en el partido de Copa frente al Lugo para sumar protagonismo hasta convertirse en un fijo.

Como suele decirse, la dificultad no reside en llegar, sino en mantenerse. Y eso lo están sufriendo los canteranos blanquillos. Olvidada ya su condición de debutantes, son ahora veteranos que deben ayudar a los más jóvenes o inexpertos como Nieto, Soro o Biel. Una responsabilidad que les convierte en protagonistas y que ha acabado por mermar su nivel.

Integrados ya de lleno en el fútbol profesional, no han sido pocos los problemas que han acompañado a los canteranos blanquillos en esta campaña. En el caso de Guti y Lasure, las lesiones están pesando, impidiendo durante buena parte del curso alcanzar su mejor nivel. Para Delmás, la dificultad está en la competencia con Benito, fijo para los diferentes entrenadores y que sólo abandona el puesto cuando los problemas físicos le obligan. Y por último, Jorge Pombo, cuya irregularidad le ha llevado del brillo a una situación actual, en la que llegó a ser pitado cuando se le cambió ante el Alcorcón.

Problemas que les ayudarán a madurar y posiblemente a ser mejores futbolistas en el futuro. Contratiempos de los que ya advirtió en su momento el capitán Zapater, que confesó que animaba a los más jóvenes a disfrutar de los buenos momentos, pues eran la excepción y sin embargo, los malos, eran la normalidad.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: