Girona, entre la pasión y la depresión para el Real Zaragoza

Un contenido de:
D.M.

Jueves, 02 de Julio de 2020. 11:18

Un nuevo capítulo en el camino hacia el ascenso se escribirá el próximo viernes en Montilivi, un estadio poco frecuentado por el Real Zaragoza, pero donde ha escrito algunas de las páginas más recientes de su historia.  El equipo aragonés, un histórico habituado a la máxima categoría, frente al Girona, un club con historia en la máxima categoría pero que no ha sido hasta las últimas décadas cuando ha vuelto a asomar entre los mejores.

Por eso, el recuerdo de los encuentros entre ambos conjuntos se circunscribe a momentos bastante recientes, dando comienzo en la temporada 2008/09, en la que ambos conjuntos volvieron a verse las caras en LaLiga SmartBank después de más de 50 años sin coincidir en la misma categoría. Tiempo suficiente, la última década, para dejar precedentes que ya forman parte de la historia.

El milagro de Popovic y la salvación con Láinez

Imagen de un Girona - Real Zaragoza (Foto: LaLiga).
Imagen de un Girona - Real Zaragoza (Foto: LaLiga).

Dos encuentros resaltan especialmente, aunque su transcurso fue completamente diferente. El la memoria de los aficionados blanquillos quedará para siempre el primero, el encuentro de vuelta de la primera ronda de la promoción de la temporada 2014/15. Tras encajar un poco merecido 0-3 en La Romareda, el Real Zaragoza de Ranko Popovic viajó a Montilivi con escasas esperanzas de progresar en su camino hacia LaLiga Santander. Sin embargo, apenas en 45 minutos había sido capaz de igualar la eliminatoria con dos goles de William José y otro de Cabrera, a los que le puso la guinda José Fernández, haciendo inútil el tanto de Aday. Un partido de locura que devolvió la esperanza en el club aragonés, que acabaría cayendo días más tarde en una trágica eliminatoria frente a la UD Las Palmas.

El segundo fue la confirmación de la depresión blanquilla. En la montaña rusa en la que vive el zaragocismo, la temporada 2016/17 fue una de las de bajón absoluto. Por el banquillo aragonés pasaron Luis Milla, Raúl Agné y César Láinez. Siendo el exjugador del Real Zaragoza el encargado de salvar al equipo de un descenso que fue posible hasta el final de la campaña. Se certificaría precisamente la salvación en Montilivi, en un partido sin historia en el que los dos equipos firmaban las tablas desde antes de empezar, pues le servía también al Girona para sellar el ascenso. Un triste 0-0 que le ponía la guinda a una temporada para olvidar.

Ahora, un nuevo capítulo aparece en el horizonte histórico de ambos conjuntos. El Real Zaragoza tratará de sumar tres puntos que le permitan mantener su posición de ascenso directo, mientras que el Girona intentará rehacerse de sus malos resultados para afrontar la promoción con las mejores garantías. En ambos casos el objetivo es común, militar la próxima temporada en la máxima categoría.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *