Sangría defensiva en La Romareda

Un contenido de:
D.M.

Lunes, 13 de Julio de 2020. 14:03

El Real Zaragoza sumó frente al Real Oviedo su quinta derrota consecutiva en el estadio municipal de La Romareda desde que se reanudara la competición tras el parón por el coronavirus. El equipo aragonés sigue confirmando sus malas sensaciones, acrecentadas además cuando juega en su propio estadio.

Y es que los de Víctor Fernández han sido incapaces de conseguir puntuar todavía en el coliseo zaragozano desde que volviera LaLiga SmartBank. Suman cada partido por derrota y han dejado muestras obvias de la dificultad que les está suponiendo jugar en campo propio en esta extraña situación que ha dejado la pandemia, con el estadio vacío.

Una problemática que se refleja en los números que arroja el conjunto aragonés, muy especialmente en defensa. Mientras a domicilio se mantienen unas cifras aceptables, con cuatro goles encajados y seis anotados en cuatro partidos. Los guarismos se disparan en sentido negativo en La Romareda. El Real Zaragoza se quedó sin anotar ante Almería y Huesca, pese a lo que suma cinco goles a favor en cinco partidos, pero ha recibido la escandalosa cifra de 14 tantos, lo que roza los tres encajados por encuentro.

Debilidad a la que habrá de hacer frente el técnico del Real Zaragoza si quiere asegurar las opciones de luchar por el ascenso hasta el final y que se antoja como una de las claves en la posible mejoría de un equipo que en estos momentos sufre cada vez que salta al césped de La Romareda.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *